EL MOMENTO DE CLÍO

Columnistas Rey David 600 x 400

Rey David Bárcenas Medellín

17-07-15

Lecciones de historia patria, hace algún tiempo me toco convivir con un Noruego del cual me hice buen amigo, incluso me regalo una moneda que ahora engalana mi colección personal de estas. Un día salí a caminar con este amigo noruego, los por menores de la caminata se han quedado perdidos en el olvido, seguramente no hubo nada relevante, salvo dos momentos. El primero de ellos fue cuando encontró una caja de cerillos tirada en la calle, en ella, había una reproducción de Manet, “La ejecución de Maximiliano”, lo cual sorprendió al noruego, ya que asumió  que había llegado a un país cultísimo, que tenía por demás presente su historia.

El segundo momento recordable, fue cuando se me ocurrió la idea de hacer una broma acerca de la estatua del pípila, no recuerdo en si cual fue la broma, pero él sorprendido dijo algo como: “Me gustan los mexicanos, su historia es muy triste y aún así tienen la capacidad de hacer humor sobre ella”. Lo primero que pensé después de escuchar esto fue, “claro, se necesita sentido del humor para vivir en un país como México”, aunque ahora pienso que México y su forma de organización y de vida, es un chiste muy bueno que cada vez da menos risa.

Pero volviendo a la anécdota, y pensando más profundamente en la aseveración del noruego, me pregunto, ¿Es triste realmente nuestra historia? A título personal creo que lo que nos ha pasado a los mexicanos en nuestra historia, es que sabedores de haber nacido en cuna de oro, con todas las posibilidades de este mundo, descendientes de una cultura milenaria, no hemos sabido aprovechar estas ventajas, y claro, vamos por el mundo sintiéndonos desvalijados.

Por ejemplo, a mi de niño, en vez de enseñarme que los mexicanos somos el choque de dos culturas, una estratificada y la otra rapaz, me enseñaron que somos el producto de dos imperios, el azteca, y el español que nos lo pintan como los malos de la historia, pero que a la hora de ver la historia universal vemos que los españoles eran lo menos malito de Europa.

El periodo prehispánico nos lo muestran como paradisiaco, perfecto y glorioso, mientras que la colonia es una verdadera tragedia, que duro 3 siglos y que al final de estos dejaron un México que funcionaba bastante bien en la producción de riquezas, ¿Cómo va a ser triste la historia de un país que comenzó muy bien y que continuó regular? Llegando así al “México independiente” que no es otra cosa que un estudio a profundidad de la falta de seriedad y la impuntualidad característica de los mexicanos, y donde encontramos frases a montón como: “Se construyó en un lugar donde había todo, menos agua…”, “Se quedo esperando al general X, que prometió apoyarlo con 4 mil de a caballo…”, “Se fue con el dinero que estaba destinado a resolver X problema…”, “Construyó un túnel de kilometro y medio y nadie se dio cuenta…”, “Saldrá pronto de la cárcel porque es una venerable anciana…” y después de pensar esto quise contestarle a mi amigo noruego, (6 años después), no hay que desesperar, no todo es así, después de esto viene la fundación del PRI.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba