“El ángel” del taquero de la Pradera: Ahidee Briones

Ahidee es la mujer irapuatense que viralizó a don José Luis, el taquero de la Pradera que ya no tenía ánimos ni esperanzas de vender, ahora es todo un éxito en Irapuato

Irapuato, Guanajuato.- Ahidee Briones de 31 años de edad es la mujer irapuatense que viralizó a don José Luis, el taquero de la Pradera y nos cuenta un poco de su historia.

Contexto: https://notus.com.mx/viralizan-taqueria-solitaria-y-hacen-que-irapuatenses-hagan-fila/

“Ese día por alguna razón tuve que ir por mi esposo a su trabajo y pase por ahí y le ofrecí a mi mamá y a mi hija unos tamales, mi papá se baja a formar y yo lo acompañe porque la de los tamales siempre ha tenido largas filas, cuando me bajo y busque a mi papá vi a los 3 adultos mayores solitarios y me dio mucha nostalgia verlos sin clientes”, explicó.

Ahidee con su gran corazón, se acercó a comprar tacos pues al verlos sin un cliente y desanimados tuvo la “corazonada” de ayudarles.

“Tengo un hermano taquero y siempre que queremos tacos vamos con él, me acerque a don José Luis y te lo juro por Dios Santo que cuando me pare frente de él se levantó con una gran sonrisa como si le hubieran llegado miles de clientes y bien contento me ofreció su variedad, me dio a probar uno y realmente supe que estaban muy ricos, pero no tenía clientes por alguna razón”, relató.

La irapuatense ante la circunstancia le pidió al taquero su autorización para tomarles una foto y subirla a redes sociales, con la única intensión de que lo conocieran.

Contexto: https://notus.com.mx/el-dia-que-llego-gente-volvi-a-renacer-don-jose-luis-taquero-viral/

“Es una sensación inexplicable, ver esto porque para mí fue demasiado e inmediatamente vi como gente de mi familia, amigos y gente que no conocía acudió, no me lo esperaba y fue algo maravilloso”, mencionó.

Ahidee a sus 31 años es una mujer que se ha desenvuelto en el mundo del comercio desde hace un año, derivado a un recorte de personal que sufrió en el banco en el que trabajaba.

“Hoy en día tengo un año como comerciante y ha sido muy difícil y aunque a veces he querido tirar la toalla no lo he dejado, tengo una distribuidora de productos de belleza y aquí sigo al pie del cañón para salir adelante”, comentó.

Para la irapuatense fue un honor haber ayudado al señor José Luis, ella cree fielmente que Dios hace las cosas por algo y sabe que esa noche tan triste para el taquero, donde el ya pensaba no vender más, fue un “ángel” y una gran motivación para continuar.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Verifique también
Close
Back to top button