Dulces en Carretera

Dulces en Carretera
Foto: Esaú Gónzalez

Manuel Doblado, Gto.- Desde hace cuarenta años José Luis Sánchez Salazar de 72 años se dedica a fabricar dulces de temporada y los vende en una carretilla frente a su casa situada en la carretera Manuel Doblado-Romita.

El hombre de baja estatura, canoso, de complexión media originario del poblado de Tangamanga, pareciera esta en la nada, por que cuando se pone a vender dulces de calabaza y chilacayote el camino en el que se instala no es muy transitado.

Desde de las ocho de la mañana, José Luis, esta listo para comenzar el día y tratar reunir un poco de dinero con el que pueda mantener a su esposa y dos hijos que aún viven con él.

Opción para no ir de ilegal

El dobladense de oficio dulcero, mencionó que después de que se caso, se dio cuenta que el viajar a los Estados Unidos como ilegal no era muy bueno, por que en su casa había un trabajo que lo esperaba y que aunque se ganaba poco dinero podía dar de comer a su familia.

Sánchez Salazar recordó que las jornadas que tuvo en el país “del sueño americano” eran muy extenuantes, además de que no podía convivir con sus familiares como lo hacía en México.

Un día decidió casarse y como su pareja lo apoyo para que no se fuera nuevamente, comenzó a vender dulces regionales en su casa y en fiestas.

Con el paso del tiempo se dio cuenta en el municipio estaba a gusto, no le faltaba, tampoco le sobraba, pero estaba con sus hijos, con sus papás, amigos y lo mejor de todo es que tenía trabajo.

A sus 72 años, José Luis, abundó en decir que aunque pareciera que se vende poco dulce en la carretera, tiene algunos clientes que vienen exclusivamente a adquirir sus productos, incluso en este época es común que los migrantes se lleven las “golosinas” hacía los Estados Unidos.

“Tengo 40 años haciendo dulce, aquí los vendo en la carretera, a veces voy a las fiestas, los norteños, llegan y se llevan varios pedazos; muchos llegan y les doy la prueba y se llevan los dulces, de aquí se ha mantenido a mi esposa, con esto me mantengo” dijo el hombre.

¿Cómo se hace el dulce?

El dulcero, dio a conocer que para realizar un dulce de camote o chilacayote, que son los dos productos que maneja en este momento, lo hace durante la noche con el pelado, corte y posteriormente “cura” con cal cada uno de los trozos.

Al igual, en el proceso de elaboración utiliza cuatro kilos de azúcar por cinco de la fruta que va a transformar en dulce.

“La calabaza se pela, se cortan los pedazos y se curte en cal toda la noche; se sancocha, se pican y luego se le echa kilo por kilo, si una calabaza pesa cinco kilos se le pone cuatro kilos de azúcar, el chilacayote igual” dijo el dobladense.

Con ello el oficio de dulcero es una muestra de que con un poco de ingenio se pueden realizar algunas acciones que aunque parezcan sencillas en este caso han engrandecido a un hombre que ha sabido elaborar dulces por más de cuatro décadas.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba