Don Nacho no quiso dejar pasar desapercibido el festejo a su Virgencita

Con lágrimas en sus ojos, don Nacho dijo pedir a la Guadalupana por la salud del mundo, familias de personas desaparecidas y por la paz, además de que le llevo mariachi en agradecimiento por todo lo que le ha dado

Irapuato, Guanajuato.- Don Ignacio Carillo es un Irapuatense que le guarda fiel devoción a la Virgen de Guadalupe, amor que le inculcó su madre desde que él era pequeño,  motivo de que ahora de adulto, año con año celebre cada 12 de diciembre a la morenita del Tepeyac.

Don Nacho nos platicó que desde hace 5 años que falleció su mamá quien era muy devota de la Virgen, decidió poner un altar en frente de su casa, el que en un tiempo autoridades municipales quisieron quitarle, pero don Nacho imploró para que se lo dejaran tener en la calle, aunque le pusieron una serie de requisitos que hasta hoy en día se han cumplido al pié de la letra, razón por la que el altar de la Guadalupana ha permanecido.

“El principal requisito que me pidieron es que tuviera limpio el lugar y lo he cumplido, ahora yo he solicitado varias veces que pinten un paso peatonal pero no me han hecho caso”.

Nacho Carillo dijo entre lágrimas en los ojos que sus peticiones hacia la Virgen son varias, entre ellas está el que conceda la salud para el mundo en estos tiempos de pandemia, también dijo pedirle por las familias que están sufriendo por gente desaparecida o que matan, dijo que actualmente vivimos en una sociedad muy corrompida y eso le puede.

“Hoy no se pudo hacer una gran celebración a la Virgen, pero hicimos lo que pudimos, comprarle sus flores, adornarle como se merece, al rato viene el mariachi y voy a regalarle un taco a la gente que se acerque a felicitarla, voy a hacerlo con orden y con mis medidas de sanidad para no perjudicar a nadie” concluyó Ignacio Carrillo.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba