Desarticulan banda dedicada a la extracción de hidrocarburo

Guanajuato.- La Procuraduría General de la República informó que derivado de una investigación se logró la desarticularon una organización delictiva dedicada a la sustracción de hidrocarburo de ductos de Pemex, así como el traslado y la venta ilegal de gasolina, diésel y otros derivados, en Guanajuato.

La investigación fue realizada por la Unidad Especializada en Investigación de robo de hidrocarburos de la SEIDO, la Agencia de Investigación Criminal coordinación con Policía Federal y la Subdirección de Salvaguarda Estratégica de Pemex.

Se ubicaron las tomas clandestinas para impedir que se continuara con el robo del hidrocarburo; el líder de la organización delictiva responde al nombre de Carlos Alberto Fernández Montejo que tenía entre sus actividades el cobro de piso, el robo de vehículos, el tráfico de armas, homicidios, distribución de drogas y el ya mencionado robo de hidrocarburo.

Las actividades detectadas por esta organización, han abierto diversas líneas de investigación que sugieren una elaborada red de información con diversas autoridades a través del abogado Gerardo de los Ríos Galván, y del contador Juan Saldierna Vidal, también ellos detenidos y quienes proporcionaban a Fernández Montejo datos respecto a los operativos que llevarían a cabo para el combate al robo de hidrocarburos.

De acuerdo a la PGR esta organización tenía ingresos mensuales por más de 30 millones de pesos producto de la venta de tres millones de litros de combustible, en su mayoría diésel.

El 5 de enero de 2015, personal federal localizó una toma clandestina en la carretera Celaya-Salamanca que contaba con una derivación hasta una bodega destinada al almacenamiento de granos, encontrándose en esta un registro de drenaje dentro del cual estaba oculta esta toma, siendo éste el punto principal de operación de esta organización, desde donde se sustraía el diésel en camiones de redilas con tanques ocultos mediante los cuales se transportaba el producto robado hasta una bodega en la ciudad industrial de Salamanca, para su traspaso a autotanques en los que eran llevados hasta el comprados final.

Las personas detenidas en este operativo fueron:  Carlos Alberto Fernández Montejo, Juan Saldierna Vidal, Alonso de los Ríos Galván y Gerardo de los Ríos Galván.
Cabe mencionar que Carlos Alberto Fernández Montejo y Juan Saldierna Vidal, hasta hace cuatro años eran policías federales.

En el cateo fueron asegurados seis inmuebles, 26 vehículos, de los cuales 12 son de lujo, entre los que destacan un Porche, un Audi R8 modelo 2015, una camioneta Raptor, una camioneta Hummer blindada, una camioneta Toyota FJ, un Ford Mustang, y un Jepp.
Asimismo, 11 armas de fuego de diversos calibres, entre ellas un fusil de asalto 7.62 de los llamados “Cuerno de Chivo”, y otras armas exclusivas de las Fuerzas Armadas.

Asimismo, se incautó maquinaria y diversos instrumentos que utilizaban para perforar los ductos y hacer las excavaciones, más de cuatro mil cartuchos útiles de distintos calibres, diversas joyas, entre ellas 22 relojes de lujo, dos millones 202 mil 660 pesos en efectivo, 10 mil litros de gasolina, 30 mil litros de diésel, 32 equipos de cómputo y 19 equipos celulares, bienes adquiridos con las ganancias de sus actividades ilícitas.

Las tomas clandestinas que utilizaba la organización criminal para sustraer y aprovechar el hidrocarburo ya refinado, fueron clausuradas por personal especializado de Pemex.

Los detenidos se encuentra declarando ante el Ministerio Público de la Federación adscrito a la SEIDO, quien investiga su responsabilidad por los delitos de sustracción y aprovechamiento de hidrocarburo, delincuencia organizada, posesión de armas de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

La investigación continúa para determinar su participación en diferentes homicidios sucedidos en los últimos meses en el estado de Guanajuato.

Esta organización se encuentra relacionada con el grupo que se desarticuló el 25 de septiembre del 2014, donde se aseguraron diversos tractocamiones, empresas y bienes, todo esto también en Guanajuato.

Actualmente se continúa con la investigación para determinar la red de informantes con que contaba esta organización, y se investiga también la ruta final de los combustibles robados, para determinar la identidad de los compradores a fin de poderlos llevar ante la justicia.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button