De pandillero a “ángel urbano”: Daniel Montesinos

A sus 33 años, Montesinos es uno de los migrantes más queridos por su gente en la colonia 18 de Agosto y diferentes sectores de la ciudad

Irapuato, Guanajuato.- Daniel Montesinos de 33 años de edad es un orgulloso irapuatense, de la colonia 18 de Agosto que se fue a vivir el “sueño americano”, radicando en Tacoma, Washington, sin embargo, nunca olvido a su gente y los ha apoyado de distintas maneras.

“Mi niñez fue dura, muy dura, vengo de una familia humilde, desde los 12 años yo comencé a trabajar con mis hermanas que son comerciantes, empecé a vender churros de azúcar porque en si padecimos de mucho económicamente”, explicó.

La familia de Daniel está integrada por Angelina su mamá (finada), su papá José Carlos y sus hermanos Agustín, Lupita, Lourdes e Irene.

Las pandillas en la 18 d agosto “Los 18 mexicanos”

“Yo pertenecí a la pandilla, “18 mexicanos’ y me apodaban ‘el compaye’ y recuerdo que, en el 2001, tuvimos un problema con un policía ministerial pues estábamos en reunión de toda la banda en la esquina del reconocido Gilberto Magaña y una vez quiso llegar ese poli y nos quiso correr, entre la loquera y las caguamas que traíamos se hicieron de palabras el poli y un compa entonces la raza nos le fuimos encima al poli cuando encañono a uno de ellos en la cabeza, le dimos una buena ‘putiza’ y me llevaron para el tutelar de menores”, relató.

Además de esa experiencia, Daniel recuerda un enfrentamiento en un concierto dentro del Estadio Sergio León Chávez, donde se pelearon con tabiques contra los llamados “latinos” de la colonia Nuevo México.

“Desgraciadamente en la 18 de Agosto, nos catalogan como malos o de lo peor, recuerdo que cuando yo vivía ahí, estaba en su apogeo lo del VIH-SIDA y muchas personas se infectaron por que se inyectaban con la misma jeringa es una colonia que ha sido conflictiva en su tiempo pues se vivía la ‘cholada’, decían que te ‘tumbaban’ o que ya te querían asaltar”, explicó.

Además, Daniel recuerda como en la 18 de Agosto se vivían los conflictos entre colonias como la Nuevo México, Carmelitas, San Diego, Los Presidentes, pero afirma que las cosas ya cambiaron, “ahorita ya todo es muy diferente, la misma raza ya es calmada y si hay alguien conflictivo lo calman”, dijo.

La llamada que se llevó a Daniel a cumplir el “sueño americano”

“El compaye” se fue, buscando generar ingresos para su familia, señaló que su hermano Agustín fue quien lo inspiro para irse al “otro lado” a generar.

“Yo me venía para acá solo 2 años y ya llevo 17, Estados Unidos es el país que te puede dar todo, pero también te quita, pero mi carnal me hizo el ‘paro’ para irme, un 6 de septiembre del 2006, recibí en casa una llamada de mi hermano y me dijo mi carnal el 14 de septiembre te vienes con nuestra prima y los niños y yo acepté”, explicó.

Montesinos relató cómo fue su experiencia para cruzar al “otro lado”, que, aunque no fue complicado recuerda los momentos de nerviosismo que vivió junto a su prima cuando sentían que por poco los capturaba “la migra”.

“La coyote que nos iba a pasar a nosotros se llama doña Martha, recuerdo que uno de sus muchachos paso por nosotros para llevarnos al rio y después de 15 minutos de terracería llegamos a la orilla del rio cuando vimos a un hombre arriba de un árbol con ‘miralejos’ mientras que el que nos traía estaba inflando una lancha, nos dijeron que cuando pasáramos corriéramos a la mitad de la terracería y nos tiráramos al piso, cuando gritaran -‘gente de doña Martha’-, volviéramos a correr hasta meternos a una camioneta en movimiento.

Todos los que íbamos nos llevaron a una casa de seguridad una noche y a las 10 de la mañana del día siguiente una Ford Lobo, paso por nosotros, nos acomodaron a todos en hilerita en la caja de la camioneta y con una lona nos taparon ahí comenzó lo bueno.

Horas después, salimos del desierto y cuando se estaban limpiando las camionetas de toda la arena, se escuchó un grito diciendo -‘ahí viene la migra’- y en chinga se subieron y empezaron a dar vueltas en la troca para con el mismo humo despistar a la policía, pero en una de las vueltas ya nos andábamos volteando y solo nos tocó encomendarnos, otra de las camionetas que venía con nosotros si los retacharon, pero gracias a Dios tuvimos suerte”, relató Daniel.

Daniel el irapuatense solidario con su gente

Montesinos explicó que el ayudar a su gente se derivó de las necesidades y carencias a las que él se enfrentó desde “morrillo”, por ello él siempre ha estado dispuesto a apoyarles.

“Yo siempre recuerdo a mis amigos de la 18 y a sus familias que me brindaron un taquito, un vaso de agua, los valoro y por eso cada que me piden paro con alguna necesidad trato de apoyarlos dentro de mis posibilidades”, explicó.

El irapuatense externó que siempre ha apoyado a su gente de distintas maneras, regalando despensas, medicinas, aportando a equipos de futbol y ayudando a su gente en la fiesta cada año.

“Siempre dije que lo que iba a ser lo haría de corazón si no, ¿para qué?, gracias a Dios le he podido ayudar a las personas y a mi familia, gracias a Dios mi mamá tuvo la oportunidad de ver su casa arreglada como ella siempre había querido, porque estaba muy feíta la casa pues y yo le mande su dinero para que la arreglara y eso me da gusto”, dijo.

Daniel finalizó agradeciendo a su madre por tanto que le dio en vida y a su gente por permitirle seguir apoyándolos.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button