¿Cómo le entregará Trump a Biden el ‘balón nuclear’?

Además, el presidente debe llevar consigo una tarjeta de plástico conocida como la «galleta» en todo momento.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, no asistirá el miércoles para ver cómo su sucesor, Joe Biden, toma posesión del cargo, pero su ausencia tendrá poco impacto en lo que puede ser uno de los momentos más importantes de la toma de posesión, la entrega del llamado «balón nuclear».

El «balón nuclear», que contiene el equipo que Trump usaría para autenticar sus órdenes y lanzar un ataque nuclear, lo lleva un asistente militar que acompaña al presidente en todo momento, hasta el segundo en que deja oficialmente el cargo el 20 de enero.

Por lo general, el balón nuclear se entregaría a otro asistente militar que estaría en el puesto de observación de la toma de posesión o cerca de él mientras Biden toma el juramento.

Pero el miércoles, ese intercambio sucederá de manera un poco diferente, ya que actualmente se espera que Trump salga de Washington hacia Florida antes de la ceremonia de toma de posesión de Biden.

El balón nuclear probablemente viajará con él, dicen los expertos, lo que significa que habrá al menos dos maletines en diferentes ubicaciones, lo que presenta un desafío único para garantizar que la transferencia de autoridad se realice sin problemas.

Si bien ese proceso puede desarrollarse de manera ligeramente diferente a como lo ha hecho en años anteriores, existen salvaguardas para garantizar una transición fluida del control nuclear de un presidente a otro, independientemente de las circunstancias, según Stephen Schwartz, un miembro senior no residente del Boletín de científicos atómicos.

Así se entrega el ‘balón nuclear’

Contrariamente a la creencia popular, el maletín o balón nuclear no contiene un botón o códigos que puedan lanzar automáticamente un arma nuclear, sino que tiene el equipo y las autoridades que Trump usaría para ordenar un ataque.

«Hay al menos tres o cuatro ‘balones nucleares’ idénticos: uno sigue al presidente, otro al vicepresidente y uno tradicionalmente se reserva para el sobreviviente designado en eventos como tomas de posesión y discursos del Estado de la Unión», según Schwartz.

«El 20 de enero, [los balones adicionales] estarán fuera de la ciudad en algún lugar con sus designados, dejando solo el maletín del [vicepresidente Mike] Pence a menos que la Oficina Militar de la Casa Blanca haya preparado (o ya tenga a mano) otro de respaldo para Biden», agregó.

Además, el presidente debe llevar consigo una tarjeta de plástico conocida como la «galleta» en todo momento. La galleta contiene códigos alfanuméricos que se utilizan para identificar positivamente al presidente, quien mantiene la autoridad legal única para autorizar un lanzamiento nuclear.

La razón se establece explícitamente en la Constitución, que le da a Trump autoridad completa sobre el arsenal nuclear de EE. UU. hasta el segundo que Biden preste juramento al mediodía del miércoles.

«Según la 20ª Enmienda, y sin ninguna invocación de la 25ª Enmienda que convertiría a Mike Pence en presidente interino, Donald Trump es presidente hasta las 11:59:59 am del 20 de enero. Hasta ese momento, tiene única autoridad legal para autorizar el uso de todo o parte del arsenal nuclear de Estados Unidos», dijo Schwartz.

«Si un ayudante con el balón acompaña a Trump en el Air Force One a Florida, ese ayudante se retirará de la presencia de Trump al mediodía y regresará a Washington con el maletín», agregó Schwartz.

Transición de autoridad

Después de ese punto, Trump ya no tendrá esa autoridad sobre el balón nuclear y los códigos nucleares que porta se desactivarán automáticamente, agregó. Mientras tanto, Biden heredará el poder de lanzar un ataque nuclear exactamente al mismo tiempo.

Eso significa que si Trump intenta ordenar un ataque a las 12:01 pm del miércoles, la orden se consideraría ilegal y los comandantes militares encargados de llevar a cabo el lanzamiento están obligados a negarse.

La transición de esa autoridad está asegurada por el hecho de que los códigos que Trump usaría para autenticar su identidad como presidente dejarán de ser válidos en ese momento. Mientras tanto, es probable que Biden reciba su «galleta» el miércoles por la mañana cuando él, y probablemente la vicepresidenta electa Kamala Harris, sean informados sobre el proceso para iniciar un ataque nuclear.

Pero sus códigos no se activarán hasta el mediodía del miércoles.

A principios de este mes, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo a los demócratas de la Cámara en una carta que habló con el presidente del Estado Mayor Conjunto, general Mark Milley, para discutir el acceso de Trump al balón nuclear en medio de pedidos para que el presidente sea destituido de su cargo después de una turba violenta pro-Trump irrumpió en el Capitolio de Estados Unidos.

«Esta mañana, hablé con el presidente del Estado Mayor Conjunto Mark Milley para discutir las precauciones disponibles para evitar que un presidente inestable inicie hostilidades militares o acceda a los códigos de lanzamiento y ordene un ataque nuclear», escribió Pelosi en una carta. «La situación de este presidente trastornado no podría ser más peligrosa, y debemos hacer todo lo posible para proteger al pueblo estadounidense de su asalto desequilibrado a nuestro país y nuestra democracia».

Después de hablar con Milley, Pelosi le dijo a su caucus que ha recibido garantías de que existen salvaguardas en caso de que Trump quiera lanzar un arma nuclear, según varias fuentes en una llamada de la asamblea partidista.

Los altos funcionarios militares dicen que si bien el presidente tiene la autoridad exclusiva para lanzar armas nucleares, no puede hacerlo solo.

Si un adversario lanzara un misil a EE.UU., el presidente estaría inmediatamente en una red de comunicación clasificada, recibiendo inteligencia minuto a minuto y recomendaciones sobre cómo proceder.

Existen salvaguardias contra las órdenes de ataque ilegales, ya sean nucleares o convencionales. Para ser legales, las órdenes deben tener un objetivo legítimo, un objetivo militar claro y utilizar fuerzas proporcionales.

El general que recientemente comandó armas estratégicas y ahora es el número dos en el Pentágono está convencido de que los militares no seguirán órdenes ilegales de ningún presidente.

“Si es ilegal, ¿adivinen qué va a pasar? Voy a decir, ‘Señor presidente, eso es ilegal’. ¿Y adivinen qué va a hacer? Va a decir: ‘¿Qué sería legal?’ Y presentaremos opciones, con una combinación de capacidades para responder a cualquier situación, y así es como funciona. No es tan complicado», dijo el general John Hyten, excomandante del Comando Estratégico de Estados Unidos, en 2017.

Si un presidente persiste en impulsar órdenes ilegales, un comandante militar no tendrá más opción que renunciar.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba