Churipitzeo de turístico ya tiene muy poco

Pénjamo, Guanajuato.- En Churipitzeo la inseguridad priva las labores de extracción del vital líquido en el “Ojo de Agua” por grupos de jóvenes que “llegan a drogarse y pelear perros”. Tan sólo en lo que va de la semana, un joven, fue detenido en este mismo poblado, porque en el patio de su casa tenía una planta de mariguana.

Como si fuera poco con que decenas de familias a diario tengan que llenar botes, tinacos u cualquier recipiente, la inseguridad se ha vuelto un factor cotidiano, pues aquí “hay muchachos inhalando cemento y nadie dice nada” dijo una de las vecinas.

En este lugar al que acuden los colonos de la comunidad y que es considerado como un punto turístico a nivel internacional enmarcado en la canción Pénjamo interpretada por Pedro Infante se ha vuelto una “guarida” de malvivientes.

El Ojo de Agua es reconocido por que existe un nacimiento natural de agua y a sus alrededores una arbolada de sabinos, algunos de estos ejemplares con cientos de años desde que se formaron, además de peces multicolores.

Sin embargo llegar a traer agua resulta un conflicto, pues aún y cuando muchachos que se drogan de apariencia “cholos” generalmente no agreden a las personas, sí les faltan al respeto a las amas de casa y jóvenes que acompañan a sus mamás a traer agua, según la denuncia de algunos vecinos que prefieren omitir su nombre a tener un conflicto.

“Dan una mala imagen, uno no puede pasar por que ya le dicen cosas; se están drogando y nadie dice nada porque los conocemos y no nos queremos meter en problemas pero en realidad ya nadie quiere pasar por ahí; hay unos que se ponen a tomar y avientan las cervezas al agua” concluyó una de las afectadas.

Artículos Relacionados

Un Comentario

  1. agan limpia de todos esos guevones pongance las pilas policias i limpien la imagen pongan una camara para escamarlos i deles tiempo en el tanque

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba