CAMPANAS POLÍTICAS: tú eres político

El tiempo ha transcurrido, pero no parece haber cambios en el mundo de la política; ¿Usted que opina amigo lector?

Guanajuato, Guanajuato Por El Padre

El tiempo ha transcurrido, pero no parece haber cambios en el mundo de la política. El PRI marcó una historia y sus errores lo tienen donde ellos lo han ubicado y no hablamos del partido, sino de las personas que lo liderearon por años. Pero lamentablemente muchos de los que están no quieran ver la realidad y siguen tropezando con la misma piedra. Lo peor es que caminan por esa ruta gente de otros organismos políticos como el PAN, PRD y Morena, estos no se quedan atrás a poco tiempo de su integración y a falta de una identidad propia, porque está formado por gente que llegó de otros partidos y pese a que su máximo líder gobierna el País, el ego y deseo de poder los envuelve y cometen las mismas equivocaciones, una prueba del ser humano no superada.

Los jóvenes expresan lo que ven con el ímpetu de la edad pocos son los que reflexionan, otros más letrados en la historia política de México toman bandera en base a sus ideales, hombres y mujeres alzan la voz y es valido. Pero es importante ver un poco el pasado para evaluar el presente sacando lo bueno y lo malo.

Así que, a falta de oportunidades en los organismos políticos, las nuevas generaciones se han venido abriendo paso tratando de hacerse sentir muchos por convicción pensando en hacer valer sus derechos desde partido político que eligen, pero los ya no tan jóvenes y los más experimentados que van por intereses personales, hacen el juego a la interna y se acaban los buenos propósitos.

Los priístas con muchos años en el poder no todo hicieron mal, también hubo cosas positivas, pero en su trabajo interno se cerraron los líderes y ni a mujeres ni a nuevas generaciones daban oportunidad, para un cambio de nueva mentalidad. El poder los perdió y como nada es eterno en la vida, ya que esta es de ciclos se les acabó su tiempo cuando el País se vistió de azul, ganando las elecciones Vicente Fox.

Para entonces ya la ciudadanía estaba ¡Harta de los priístas!, y dieron el voto de castigo. El PAN tantos años soñando, aquellos auténticos panistas que soñaron por años gobernar México, abrieron las puertas a nuevas generaciones, todavía tuvieron otro sexenio a su favor con Felipe Calderón. Pués bien en doce años, los “azules” no pudieron demostrar que podían con el paquete y la forma de gobernar no satisfizo a la gente. Tuvieron su oportunidad.

En ese tiempo empezaron a hacer a un lado a los viejos panistas y entraron las nuevas generaciones, con otra visión, ya no con la que tenían los fundadores del partido; cambiaron la doctrina  y esa visión fue más materialista,  más que por  vocación para hacer de México un mejor país. Hicieron lo que el PRI, cometieron los mismos errores, el ego y deseo de poder los envolvió en una “nube de humo”.

Vuelve la ciudadanía a darle oportunidad al PRI y llega a la Presidencia de la República Peña Nieto, la gente mostró su desacuerdo con la forma de gobernar del PAN.

Vuelve la gen del tricolor a no bajarse de la nube, se envuelve en su mundo y la ciudadanía, los vuelve a dar voto de castigo, tropezaron con la misma piedra y están pagando las consecuencias.

Por otra parte el panismo se metalizó tanto y se  refleja en las elecciones internas. Tan solo para sacar candidato a Presidentes Municipales, hay municipios donde la militancia espera con inquietud el proceso para ver a quien apoyan, pero más por interés, ver ¿Cuánto recibirá por voto” o “negociar” una dirección, lamentablemente  las Presidencias se han convertido en “bolsa de trabajo” , para los “cuates”, olvidando que la lucha política es afuera con los demás partidos y terminan desgastados a la interna y a la externa han encontrado malos resultados.

Resulta que en muchos Estados, se designa delegados para los procesos internos, estos no conocen ni los municipios, ni problemática o sentir de la gente, pero escuchan a los “cuates” y apoyan a los recomendados, sin saber si son aceptados por la población o no, por ello se han sumado los fracasos. Les ha faltado gente con la playera bien puesta y con criterio y lealtad para fortalecer ideales de partido, a través de una sana unidad.

Así que López Obrador con cuarenta años de campaña, después de salir del PRI llegar al PRD donde hizo su trinchera, terminó dando el salto a Morena aprovechando los errores de los demás organismos políticos y tomando como  bandera “apoyo a los que menos tienen”, se acomodó a su proyecto y ante la tibieza de los demás, se le sumó la gente que ya no estaba de acuerdo con PRI ni PAN, pero sin reflexionar se unieron a la persona que creyeron  ideal, a ese gobierno que en la actualidad ha tenido una actuación muy polémica.

Parece que no han reflexionados los lideres partidistas y han perdido la brújula que un día controlaron al estar en el poder, se les movió el piso y cayeron. Ahora buscan recuperar credibilidad y simpatizantes. El tiempo avanza no perdona y necesitan cambiar estrategias ver lo que hicieron mal y corregir, es de sabios aceptar errores.

La política también necesita modernizarse y los políticos por igual requieren de refrescar idear y “baños de pueblo” que es importante, refrescar la política es lo de hoy. Porque los tiempos cambian, deben dejar a un lado la formación de proyectos entre amigos y hacer una reestructura para fortalecer sus partidos, urge la renovación si es que quieren la estabilidad de sus organismos políticos, las personas cambiaron el partido no.

Ahora tienen que luchar para darle identidad y confianza al partido, para que la doctrina de los lideres sea proyecto incluyente de una lucha por el bienestar de municipios, estados y por un mejor México, tan necesitado de un gobierno que le de paz social y estabilidad económica, con crecimiento educativo y cultural para un mejor desarrollo.

Estas elecciones intermedias son muy importantes, porque del resultado dependerá el futuro del PAN como gobierno en Guanajuato y otros lugares del País, para el 2024 y por igual la resurrección del PRI o sufre un tropiezo más. PRD como lo fue siempre un partido que también hace su juego de intereses personales a la interna, pero que se quedó ahí, como un organismo político más.

Mientras que Morena, mantiene una militancia con los mismos defectos que los otros, deseosos de poder y ese es el problema, porque los pleitos a la interna los pueden desgastar, saben que son gobierno en el País y se sienten seguros,  eso los puede perder. Además mucho contará el trabajo del Presidente de la República y calificación de los mexicanos. ¿Usted que opina amigo lector?.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar