Astroarqueología: "Una historia no contada por nadie todavía" | Periódico Notus

Astroarqueología: “Una historia no contada por nadie todavía”

Alejandro Villegas de Dolores Hidalgo afirma que desde niño empezó a ver cosas que la gente no cree que existan, habla acerca de una cultura muy avanzada y que los arqueólogos de México se niegan a estudiar y que incluso podría cambiar todo el curso de la historia

Dolores Hidalgo, Guanajuato.- Alejandro Villegas es maestro normalista jubilado de 59 años de edad y desde los 4 años de edad afirmó que empezó a ver cosas que la gente no cree que existan como fantasmas, brujas, “nahuales”, así como “viajeros del espacio”.

El maestro apoya a un grupo de investigadores de “astroarqueología”, y relató que desde hace 10 años que ha trabajado en paleontología a la fecha han estado saliendo hallazgos por miles en diversos estados del centro del país.

“Investigo piedras de Ojuelos, Jalisco y Cuetzalan, Puebla, etc., todas son diferentes pero se relacionan.” Mencionó el maestro Alejandro Villegas.

“Escribo la historia de las piezas, es una historia no contada por nadie todavía”, expresó el maestro dejando ver un poco de su labor en las investigaciones que desde hace tres años puso en marcha dentro de la “astroarqueología”.

Sus acercamientos con lo paranormal

“A los 4 años abrí la puerta de mi cuarto y vi una sombra oscura de un hombre, sólo los ojos le brillaban y me ordenó mentalmente seguirle, dio vuelta al cuarto y desapareció en una barda vieja de adobe, días después mandaron derribar esa barda y encontraron 2 ollas de monedas antiguas.

Estábamos rentando una casa en la Av. Sur en Dolores Hidalgo en una casa con huerta como de 2000 mts. Cuadrados, ahora es un taller de cerámica.” Relató el maestro e investigador dando a conocer su primera experiencia sobrenatural y que fue cuando se dio cuenta que tenía cierta sensibilidad o don de presenciar ese tipo de eventos.

“En diversas partes y tiempos seguí viendo fantasmas en las casas, en baldíos, veía a las brujas a unos 5 metros de distancia, a los fantasmas pasaba a un lado de ellos y les saludaba y enseguida desaparecían.” Afirmó Alejandro Villegas.

El inicio con el “Capitán Terra”

“Hace 4 años un amigo de San Miguel me presentó al “Capitán Terra” como buscador de tesoros. Le busqué unos 3 lugares para buscar tesoros. Después de unos dos meses, él me invito a buscar tesoros en haciendas, túneles y otros lugares de Acámbaro y Salvatierra, pero me negué 2 veces a pesar que mandaba vehículo para llevarme a mi familia, acepté a la tercera vez pero cuando ya estaba en Tarimoro me dijo que no íbamos a buscar tesoros sino que me había llevado ahí a mí y a mis hijas para curar gente espiritualmente. Le dije que nosotros no sabíamos curar gente pero él dijo que nosotros teníamos ese don e íbamos a curar a personas que venían de Bolivia y Ecuador. Ahí me di cuenta que mis dos hijas menores podían desdoblar su energía y a través de espíritus que entraban en ellas podían hablar y sanar personas. Mientras a mí me encomendó rezar el Padrenuestro en Arameo”. Externó el normalista en relación a su inicio como investigador y en parte su experiencia al comenzar a trabajar con el “Capitán Terra” en relación a la astroarqueología.

Se refirió al “Capitán Terra” como una persona con dones extraordinarios y que además es originario del estado de Hidalgo.

Contacto con seres extraterrestres

Dio a conocer el maestro que incluso ha tenido contacto con seres de otros planetas mediante las habilidades de su hija e incluso personalmente:

“Del contacto, a través de mi hija en varias ocasiones, con Moelia Kandria, (la sirena), con Instra Ksiut (sanadora de Antacia),  con Boufalou (duende), y así con otros seres de otros planetas. Yo personalmente con cuatro visitantes de Saturno que me dijeron que no siguiera investigando, que el conocimiento me llegaría solo, hace como 4 meses. Eran iguales a los humamos ya que venían de Titán donde la vegetación, el clima y los seres son similares a la tierra según ellos.”

En relación a su aspecto físico, Alejandro Villegas expresó que algunos se le presentaron de repente y relató:

“Ese día me tomaron descuidado viendo la tele y de repente los vi a ambos lados míos. De Instra Kaiut y Moelia Kandria si están en las estelas de piedra. Venían por parejas como gemelos de piel blanca, dos eran de pelo lacio y corto y los otros dos tenían características de mulato, labios gruesos, ojos cafés claros, pelo quebrado y piel clara. Ellos eran de Titán o al menos eso me dijeron, además sentí que me insertaron un alambre en el pecho arriba de la tetilla izquierda hasta la tráquea, sentí un dolor y pregunte que me estaban haciendo y dijeron que me estaban sanando de la garganta.”

Además el maestro mostró evidencias de avistamientos ovni y una placa labrada de la exposición  y comentó que posee otras de índole espiritual o metafísica.

Existió una exposición de lo descubierto en reciente periodo vacacional

En conocida hacienda de Dolores Hidalgo, se realizó la exposición de las figuras y piedras talladas encontradas, en donde estaban presentes “vimanas” o naves espaciales y seres al parecer de otros mundos, además de restos de colmillos de mamuts localizados por la zona y en el estado, entre otros artefactos de la Cultura Chupícuaro.

“Se puede decir cultura Chupícuaro, pero fue una área donde le siguió la cultura Teotihuacana, luego la Tolteca y al último la Tarasca, pero la astroarqueología te habla a lo mejor de una cultura más avanzada que ni las actuales y que los arqueólogos de México se niegan a estudiar desde hace casi 100 años y de esas piezas si tengo acceso a ellas pero no son mías. Yo tengo fósiles, rocas y figuras de barro que se relacionan con la astroarqueología.” Comentó el maestro.

¿El proyecto recibe apoyo, crédito o aceptación de parte del INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia) o de alguna otra institución o dependencia?

“El INAH no quiere saber de esto, ven las piezas y se alejan, dicen que son falsas y las artesanías ni las examinan”. Afirmó el investigador.

Sin embargo, brindó unas imágenes en donde se aprecian las pruebas de laboratorios de los Estados Unidos que según el análisis unas piezas datan de hace unos 3800 años.

“Tienen casi 100 años negándose con la Cultura Chupícuaro porque hay naves, alienígenas, dinosaurios, seres míticos etc., y eso ni les cabe en la mente, incluso Waldemar Julsrud (arqueólogo alemán descubridor de figuras en Acámbaro) en 1945 tuvo que llevar las piezas de su colección a datar (hacerles pruebas de antigüedad) a California con 4800 años de antigüedad, sin embargo prefirieron decir que no existe.” Enfatizó Alejandro Villegas.

El investigador  hace una atenta invitación al público en general

“Investiguemos más, hay huecos en la historia que no se han dicho y lo ocultan la iglesia y los gobiernos y quienes tienen estas piezas aún tienen miedo a la no aceptación de nuevas teorías. Quitemos el miedo y difundamos lo interesante, además pido de la manera más atenta y respetuosa apoyo o patrocinio a las exposiciones.” Finalizó el maestro, investigador y arqueólogo Alejandro Villegas.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar