Alexander anotó su último gol desde el ataúd; la bala de un policía le arrebató la vida

El menor de 16 años nació en EE.UU. pero vivía en Oaxaca; la noticia conmociona a México

Oaxaca

Alexander «Chander» Gómez, de 16 años, salió el pasado 9 de junio de su hogar en el municipio de Acatlán de Pérez, Oaxaca, para comprar un refresco, su madre lo esperaba a él y a sus amigos para cenar pizza, pero no regresó a casa. En el camino hasta la tienda un policía, que posteriormente señaló que «confundió al joven con un delincuente», le disparó directo a la cabeza lo que le arrebató la vida inmediatamente.

Reportes locales señalan que fue durante la noche del pasado martes 9 de junio cuando Alexander salió de casa para ir a la tienda a comprar un refresco; presuntamente iba acompañado de otros jóvenes a bordo de una motocicleta, hasta que fueron agredidos a balazos con una escopeta por parte de un elemento de la policía municipal de Acatlán de Pérez, Oaxaca.

A días de que saliera a la luz el caso del jalisciense Giovanni López, asesinado a manos de algunos policías del municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos, ayer miércoles se dio a conocer lo sucedido con Alexander Gómez, un menor de nacionalidad estadounidense y mexicana, que compartió el destino de Giovanni al perder la vida a manos de «elementos de seguridad».

Su último gol

Uno de los momentos más emotivos tuvo lugar en la cancha de fútbol, donde el adolescente ‘metió’ su último gol cuando uno de sus compañeros lanzó el balón al féretro, situado en el punto de penalti, para que la pelota rebotara y acabara en la portería al grito de “Justicia”.

Saben quiénes son los malos, ¿por qué se meten con los niños?”, le preguntó la madre de Alexander  a sus vecinos mostrando a dos de los adolescentes que iban con Martínez.

Yo quiero a mi hijo y aquí está, muerto, con un tiro en la cabeza… y todavía se encargaron de ponerle una pistola en la mano”, denunció la Sra. Gómez madre de Alexander. “Quiero justicia”.

En la comunidad de Vicente Camalote, en Oaxaca, el cuerpo de Alexander Martínez Gómez fue sepultado, el adolescente de 16 años asesinado por policías municipales de Acatlán de Pérez Figueroa, la noche del martes pasado. Entre el dolor y la indignación amigos, familiares y vecinos exigieron justicia.

“Van a pagar los culpables”, lanzó Teodoro Martínez, el padre de Alexander, en pleno funeral y a pie de la fosa donde estaba el ataúd con el joven de 16 años baleado y asesinado presuntamente por policías de Acatlán de Pérez Figueroa, el pasado martes 9 del presente.

La directiva el cuerpo técnico y jugadores del equipo Académicos de la Tercera División Profesional de la Universidad del Golfo de México, donde Alexander Martínez jugaba futbol, lamentaron la muerte del joven a manos de agentes policíacos y exigieron a las autoridades esclarecer los hechos.

Policía agresor ya fue detenido

Alejandro Murat, gobernador del estado y la Fiscalía General del Estado de Oaxaca informaron que el policía que presuntamente cometió el homicidio de Alexander ya fue detenido. A lo que la dependencia estatal agregó que ya fue abierta una carpeta de investigación con la que se harán las indagaciones pertinentes para dar justicia al caso.

El policía ha sido detenido, ya lo tiene la Fiscalía General del Estado y eso va a permitir que se realicen las investigaciones a fondo. Así también se lo señalé a la señora Vicky, la madre de Alexander con la que pude hablar y darle el pésame, pero también reiterarle que habrá justicia», señaló el gobernador Alejandro Murat.

El mandatario estatal precisó que fue un policía municipal el que agredió a Alexander, así como a otro joven que estaba presente, con una arma tipo escopeta. Finalmente, agregó que se tuvo comunicación con autoridades de Estados Unidos, dado que el menor también tenía nacionalidad estadounidense.

En redes sociales, amigos y familiares han difundido el siguiente mensaje:

Mi nombre es Alexander Gómez aunque todos mis amigos me conocen como «Chander», soy ciudadano norteamericano e hijo de padres mexicanos, tengo 16años de edad. Yo soy de esos chicos que sueñan en grande, ese chico que sueña con dejar una gran marca en el mundo del fútbol, soy de esos chicos que con cada obstáculo que la vida le pone lucho por superarlo y seguir adelante. Soy un loco soñador que sueña con ser un jugador profesional y poder darle el mundo a los pies de mi mamá. Tengo este sueño desde chiquito, pero solo espero que con la ayuda de Dios y con mi esfuerzo se me haga realidad. Soy un buen hijo, amigo y hermano. Un chico sin vicios, tan noble y carismático que adora a su mamá. Pero saben, el día 9 de junio salí a comprar un refresco y unos policías de la comunidad de Vicente Oax. Con el #023 de patrulla, me arrebataron la vida con una arma de fuego y saben dieron la excusa más tonta del mundo, al decir que me confundieron, cuando toda mi comunidad me conoce y saben la clase de chico sano y de familia que soy. Ahora ya no podré cumplir mis sueños y le han dejado un dolor inmenso a mi familia.
Lo cuento yo, porque Alexander ya no puede…
Si un día no vuelvo, sal a la calle y grita mi nombre, grita por mi y por todos, grita por el dolor de los que ya no están, grita por los que quedan, grita mi nombre y guárdalo en lo más profundo de tu corazón.
Si un día no vuelvo quema las calles, las avenidas, los centros comerciales y los bancos, quemalo todo y construye lo que siempre soñamos.
Si un día no vuelvo, recuérdame como el gran chico soñador que fui.

HAGAMOS VIRAL ESTE CASO.

🔴Por favor amigos, ayúdame a hacer viral el caso de mi pequeño hermano. 🔴

#JusticiaParaAlexander#JusticeForAlexander

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba