Sangre, restos de animales, mal olor: Rastro de Pénjamo

Los pobladores no se han llegado acostumbrar a los olores

Pénjamo, Guanajuato.- Sangre, restos de animales, mal olor, forman parte de lo que ofrece el rastro de Pénjamo a los colonos que habitan en la zona y que después de poco más de 15 años, han seguido soportando. Los restos animales se encuentran a cielo abierto, en la comunidad El Pedregal.

En Pénjamo, el rastro municipal pareciera que no ha implementado acciones directas para evitar problemas de contaminación en la zona, porque a pesar de que tienen un espacio para evitar que se filtre parte de sus residuos, el olor es insoportable por las tardes.

El olor desagradable, restos de pelo, piel, vísceras y órganos aún se logran observar en el pequeño canal que se encuentra a un costado del rastro, donde la situación se complica con los colones, quienes denunciaron que llevan años tratando de que las autoridades los escuchen.

Foco de infección

Para Valdoviano Ventura, la temporada de calor es un problema grave en el Pedregal, no por las altas temperaturas, sino por los fétidos olores que llegan a la comunidad y que según él, son insoportables.

“Tienen un charco, en tiempo de calor huele muy feo, nos hemos quejado, pero nunca han hecho nada, es el agua de lo que gastan ahí con sangre” dijo el poblador.

Al igual Indelfonso Ventura dijo que “los aromas que produce el rastro, cuando empieza a llover es un olor que no se soporta, es un foco de infección se produce el mosco, aquí no es un beneficio, nunca han trabajado gente ahí”.

Contexto

En otros municipios el problema de los rastros es similar, por ejemplo en Abasolo Prevalece como foco de contaminación el rastro, que a pesar de que la denuncia se realizó en el año 2018, la situación parece ser la misma o peor.

 

 

Articulos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar