¿Por qué no hay denuncias y sigue la deuda en Pénjamo?

Pénjamo, Guanajuato.- En Pénjamo, la deuda marca a un solo lado, pero con muchos “cómplices”; desde José Erandi Bermúdez Méndez, actual diputado, las arcas del municipio han estado en números rojos y la posibilidad de un crecimiento más acelerado se ha “esfumado”.

Aunque con Erandi parecía que en el tiempo en que fue alcalde, Pénjamo había tenido un avance significativo, también tuvo un gran retroceso y a la fecha los y las penjamenses, han sorteado a través de las últimas tres administraciones los estragos de una deuda que no se ha pagado.

Y ¿por qué no hay denuncias y sigue la deuda?, la respuesta pudiera ser el miedo político al fracaso en las acciones a las comunidades del municipio, pues en caso de quererse pagar toda la deuda, se tendría al menos que recurrir un año sin obra pública u la otra manera sería recortar más de la mitad de la nómina municipal, pero en ninguno de los dos casos se ha actuado.

Por el contrario cada presidente que llega se queja de la deuda de su antecesor como para “lavarse las manos”, sin embargo ninguno ha realizado denuncias penales o civiles, solo se han quedado a seguir pagando, a justificarse y culpar al de atrás.

Peor también hay que recordar y enfatizar que hasta Erandi Bermúdez, no existía una ley que lo pudiera enjuiciar y etiquetar de manera tajante los recursos del municipio sin estar vaciando el dinero del pueblo de una bolsa a otra sin que nadie se opusiera, pues en aquellos tiempos hasta los regidores estaban “maiceados”, pues se autoprestaban y compartían el PAN y el vino.

La realidad es que los penjamenses padecen de administraciones con poca eficacia, debido especialmente los grandes intereses que pagan por esos adeudos y en gran medida por el auspicio del gobierno estatal que sigue apoyando a un municipio en el que sus administradores poco o nada han hecho por evitar seguir pagando una deuda que parece interminable.

Acerca del autor

Comentarios de Facebook

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

Gustavo, le amputaron una pierna y ahora toca la armónica para vivir

Irapuato, Guanajuato.- Hace 20 años el acapulqueño Gustavo