Una silla, no es impedimento para que Manuel trabaje

Irapuato, Guanajuato.- Manuel Ibarra Mireles es quien se encarga de barrer la zona centro de Cuerámaro, también realiza trabajos de electrónica, arregla de bicicletas y motocicletas y fabrica resorteras artesanales; estar en una silla de ruedas no le impide a este hombre salir todos los días desde muy temprano para llevar el pan a su familia.

Desde pequeño le dio la enfermedad de poliomielitis, por lo que prácticamente toda su vida ha vivido sentado en una silla de ruedas.

A sus 39 años, Manuel Ibarra ha sabido cómo ganarse la vida pese a la discriminación que ha pasado para recibir otro tipo de oportunidades laborales, dijo.

Actualmente es parte del personal de limpieza del municipio en la zona centro, desde hace cinco años, pero en su casa tiene que buscar otras oportunidades de trabajo para salir adelante, también arregla bicis, motos y fabrica resorteras artesanales, además realiza trabajos de compostura de electrónica, una carrera que le hubiera gustado desempeñar profesionalmente, sin embargo su sueño no se cumplió.

“Dicen que nunca es tarde para empezar pero también ahorita eso de la vista se va dañando para eso de la electrónica”, refirió.

Todos los días Manuel Mireles sale de su casa a barrer la ciudad en su silla de ruedas, a las 6:20 tiene que estar ya activo, aunque su trabajo no se acaba ahí pues en la tarde en su casa ya le espera más.

Manuel es casado y tiene esposa, quien se dedica a ser ama de casa, en este momento lo único que él sueña es salir adelante todos los días.

“Habemos muchos que tenemos alguna discapacidad y podemos hacer cosas manuales pero a uno no le dan la oportunidad de desempeñar lo que uno sabe”, dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar