Un sueño da inicio en el río Pastita

Ante la inacción de las autoridades, grupo ecologista marca la pauta en la búsqueda de un Área Natural Protegida

La presa de Mata formaría parte de una hipotética ANP.

Benjamín Segoviano.

Guanajuato, Gto.- Probablemente, los nombres de Micah Stetz, Palmira Páramo, Paulina Mendoza, Dj Barnes-Umaña y Alejandro Flores no digan mucho a los capitalinos, pero seguramente los caminantes que recorren a diario u ocasionalmente el barrio de Pastita habrán notado su labor al echar una mirada al frondoso río del rumbo, que se muestra limpio y muestra una rústica vereda.

Integrantes del “Proyecto Pastita”.

Cada sábado, a esos cinco personajes se suman otros ciudadanos –a veces 10, en ocasiones 15 o más- para sanear el lecho del río: en grandes bolsas recogen los desechos que arrojan algunas personas: envoltorios, botellas de refresco, latas, papeles, pañales, etc. Concentran la basura cerca de los contenedores, para que sea recogida por el personal de Limpia, y hacen algún arreglo.

Motivados por la frondosa belleza del arroyo y la quietud de la zona, han elaborado un plan al que han llamado “Proyecto Pastita”, cuyo fin es el rescate del entorno, con el ambicioso pero plausible objetivo de crear, a la larga, un parque ecológico que, río arriba, se extienda al espectacular arroyo de Las Palomas, la presa de Mata y pueda llegar hasta la sierra de Santa Rosa.

Por el momento, Micah se encuentra embarcado en una meta más modesta: elaborar un mural con mosaicos para adornar uno de los contenedores de basura. Aún joven, este exmilitar procedente de Ohio, Estados Unidos, coloca pieza por pieza de distintos colores para integrar un reluciente paisaje que recuerda al acueducto del barrio, reliquia de la época de la bonanza minera.

Micah y el avance del mosaico decorativo.

Micah comenta que en octubre del año pasado hubo fines de semana en que se reunieron de 25 a 30 personas para colaborar en las tareas de saneamiento; lamentablemente, muy pocas de Pastita, Sorprende que varios de los participantes ni siquiera viven en Guanajuato, pues proceden de León, Celaya e incluso de Costa Rica.

Pese a que la desidia ciudadana no da tregua y la gente sigue arrojando basura, el optimismo de los socios -que forman parte del proyecto desde junio de 2020-, no decae. Aunque sólo uno de ellos (Alejandro) vive en la zona, manifiestan un empeño firme con la protección ambiental. Y si bien han recibido algún apoyo de las autoridades, su anhelo es que el objetivo se vuelva plan institucional.

Tanto Édgar Castro Cerrillo (PRI), alcalde en el periodo 2015-2018, como el actual presidente municipal, Alejandro Navarro Saldaña (PAN), expresaron al inicio de sus respectivos gobiernos ser partidarios de proteger el  bello entorno guanajuatense, prioritariamente la zona de La Bufa y Los Picachos. Sin embargo, todo ha quedado en meras promesas. Ahora, ambos, como aspirantes a repetir en el puesto, tienen una nueva oportunidad. Literalmente, ya les abrieron un camino.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button