Un paseo por el tiempo…La vida en el campo

Los jornaleros regresan a sus casas donde ya los esperan su mujer con un aromático café, canela o té de hojas de limón, oyendo música mexicana y Porfirio Cadena en la XEWE…

Por: Juan José López Luna  Fotos: ADP. Para mucha gente la vida en el campo era muy aburrida, ranchitos, granjas y hasta haciendas sin luz, televisión ni autos…pero para la gente nacida y curtida en el campo, su vida era la más bonita; sin la maldad de la modernidad, sin las prisas y tensiones, sino todo lo contrario, una vida conectada con la naturaleza y con la paz de Dios…

En el campo la jornada comenzaba a las 4-5 de la mañana, apenas cantaran los gallos, los hombres se levantaban para irse a las tierras de cultivo, ya fuera a barbechar, a regar la siembra, a cosechar, a cortar alfalfa, o traer rastrojo pa´las vacas y otros para llevarse a pastorear las chivas, borregos o vacas lecheras, mientras las mujeres también se levantaban a esas horas, para sacar el nixtamal y llevarlo al molino, algunas preferían molerlo en el metate,  regresar con la masa y prender el fogón para echar las gordas a mano o en la máquina de madera, hacer el chile del molcajete, unos huevos de gallina o guajolota asados o fritos, para mandarles al marido y los hijos el almuerzo y agua en guajes para el calor del medio día…

son muchas las tareas que se realizaban; unos preparaban la tierra con el arado de mulas, bueyes o el tractor, otros que ya tenían siembra desquilataban los surcos de la yerba mala y unos más cortaban la alfalfa con las guadañas, cargaban las carretas para regresar a la casa y alimentar a los animales…

el pastoreo, casi siempre le tocaba a los jovencitos y niños, que era sacar las chivas, borregos o vacas y arrearlas al cerro o terrenos sin cultivos para que se alimentaran, desde la mañana hasta meterse el sol, por ello se cargaban su itacate de tacos o comida en pocillos de peltre, y para calentarlos juntaban 3 piedras una lámina y leña seca o rajas de las vacas(cacas secas) y según se moviera el rebaño ellos se apostaban debajo de un cazahuate, un mezquite, una nopalera  o un árbol de casuarina, teniendo su resortera y artas piedras para matar huilotas o ahuyentar a cualquier animal y cuando se podía jugaban a las canicas, con su balero o los trompos, a la pelota o se iban a pescar…

por su parte las niñas y jovencitas en la casa ayudaban en todo a la mamá, desde regar el piso de tierra y barrer, prender la lumbre, moler el chile en el molcajete, atizar el fogón, llevar de almorzar al padre y hermanos, regar las macetas del huerto, sacar agua de la noria o del estanque, darle de comer a las gallinas, patos, gansos y puercos, lavar los trastes y barrer la casa, para después jugar a la matatena, al gigante o simplemente mecerse en el columpio debajo del árbol…

Otros muchos campesinos que tenían huerta de frutas y verduras, llenaban el costal o la caja y ya fuera en sus burritos, mulas, caballos o carretas y hasta el camión guajolotero, las cargaban para irse al pueblo y allí comerciarlas para ganarse unos pesos y a su regreso comprar en la tienda de Don Pancho lo que necesitaran…

La vida en el campo era emocionante, porque aparte de trabajar de sol a sol y curtirse la piel toda la semana, el domingo unos se iban al cine del pueblo y otros preferían quedarse al jaripeo en el ruedo de piedras, o no se diga a las peleas de gallos en el corral, además todos los días como recompensa había muchos momentos únicos, como escuchar el canto de los pájaros, ver las parvadas de patos, garzas y tordos pecho amarillo, oír el correr del agua en el arroyo o en un canal de riego, los niños bañarse en los sifones o ríos, y en el ocaso admirar las bellezas que se forman en el cielo de colores, los jornaleros regresan a sus casas donde ya los esperan su mujer con un aromático café, canela o té de hojas de limón con panes hechos en horno de piedra o adobe, oyendo música mexicana y Porfirio Cadena en la XEWE

salirse un ratito al portal o patio, fumarse unos Faros, Alas o Delicados, contemplar el estrellado cielo, aspirar el fresco del aire, platicar de muchas cosas y luego irse a dormir, para mañana con el canto de los gallos comenzar de nuevo la larga pero hermosa jornada en los campos…Sí la vida en el campo era cosa única.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba