“Toño el de las tortas” de Abasolo

“Gracias papá porque por ti soy trabajador, me encanta lo que hago”, dijo Antonio al recordar el oficio que le heredo su papá

Abasolo, Guanajuato.- Antonio Aranda Medina “Toño el de las tortas” comenzó en el ámbito del comercio hace 42 años cuando tenía apenas 12 de edad. Su papá vendía tostadas de cueritos y ese negocio los unió después de una larga ausencia.

Cuando Antonio cumplió 25 años su padre falleció dejándole muchas enseñanzas una de ellas el ser una persona trabajadora y según él, fue el primero en vender tortas calientes en el centro contando con una clientela que ya le conocía por haberle ayudado a su papá.

“Gracias porque por él soy una persona trabajadora, él me enseñó a trabajar, el amor al comercio, me encanta a mí, me encanta lo que hago. Yo se lo debo a él, el saber trabajar, el amor al trabajo, la dedicación, la responsabilidad y el amor al comercio y que lo extraño mucho”, dijo el comerciante.

Recordó que su padre le ha hecho mucha falta para consejos reconociendo que no le necesita para que le solucione problemas sino para un “aquí estoy”.

“Lo extraño mucho, mucho porque a esta edad que tengo aún ha habido ocasiones donde me ha hecho mucha falta, no para que me resolviera problemas sino para que me dijera aquí estoy”, mencionó con la voz cortada.

El señor Antonio también mencionó que tiene 30 años de casado y 3 hijos, dos de ellos se han involucrado en el negocio de las tortas desde la pandemia utilizando el tiempo libre. Aconseja a los jóvenes que si desean casarse tengan mucha comunicación con sus parejas para tener un matrimonio largo y duradero.

El comerciante relató que entra a trabajar a las 6 de la mañana y sale a las 4 de la tarde, “mi día comienza desde las 5:30 – 6:00 de la mañana, yo lo que hago es que preparo a los muchachos. Tengo dos personas que llegan temprano ayudarme; después llegan mis trabajadores a las 7 y ya les tenemos todo preparado y nada más cargan. Por lo regular ya nada más me toca cobrar ya solamente, si uno de mis trabajadores descansa, me toca despachar, atender a la gente” indicó Antonio.

Y finalizó agradeciendo a su clientela diciendo que todo lo que es él se lo debe a ellos, “a ellos les debo mucho, gracias porque con mucho o poco consumo que han hecho estamos donde estamos.  y mi clientela por ellos estoy donde estoy. Me siento muy afortunado por su preferencia. No ha sido fácil pero aquí estamos”

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button