Tardó dos días para vacunar a sus hijos

Reina Martínez es una irapuatense que duro dos días para que sus hijos pudieran recibir una de las vacunas que hay contra el covid en menores de 5 a 11 años

Por Margarita P. Arton.

Irapuato, Guanajuato.- Reina Martínez es una irapuatense que duro dos días para que sus hijos pudieran recibir una de las vacunas que hay contra el covid en menores de 5 a 11 años. Los niños, Laura y Luis, dijeron estar aburridos, pero expresaron estar entusiasmados, porque entre su inocencia mencionaron que el haber platicado con su papá que es policía, les dio tranquilidad.

Reina Martínez dueña de un comercio de ropa infantil dijo que desde las 5 de la mañana fue a formarse por segunda ocasión afuera del hospital militar con sus pequeños de 9 y 8 años para recibir la vacuna contra el COVID.

La mujer comentó que fueron de los últimos en obtener la ficha para vacunar a Luis y Laura a quienes preparó mentalmente, desde hace 15 días atrás para que no tuvieran miedo al ponerse la vacuna.

Sin haber comido y desvelados la señora Reina platicó que se encontraba cansada al igual que sus niños que habían estado jugando.

“Si estoy cansada, pero siento que vale la pena esperar y hacer el esfuerzo para tener las vacunas de los niños porque es algo muy importante. De hecho, yo tengo mis tres vacunas. Y para mi es algo de mucha consciencia porque llegan las vacaciones y mucha gente sale sin cuidarse. Yo solo saco a mis hijos para lo necesario, me da mucho miedo este virus”, comentó la irapuatense recordando que su hermano falleció por Covid.

Los niños se aburren

Después de dos años de pandemia los niños de la señora Reina se encontraron entusiasmados porque ya podrán salir a otros lugares, no solamente a la escuela, aunque la espera de la vacuna para ellos resultó un poco aburrida.

“Aburrido, a veces me estreso, me enoje” – dijo Luis mientras comía un algodón de azúcar.

“Estoy contenta porque abrirán las misas y los parques. Me gusta mucho ir a misa porque es un lugar donde puedes hablar con Dios, yo a Diosito lo quiero mucho, porque Él nos ha ayudado mucho a superar estas cosas”, platicó la pequeña Laura, mientras se aferraba a su mamá.

Ambos niños comentaron que quieren ser como su papá, policía, “A mí me gustaría ser como mi papá, porque mi papá nos protege mucho, no quiere que nos pase nada. Una vez nos dijo que no podíamos salir porque aún estaba el Covid y jugamos en el patio y yo quiero mucho a mi papá porque él nos ha ayudado mucho”, finalizó la pequeña Laura.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button