“Será un milagro si rescatamos a alguien más”: van 94 muertos tras tornados en Kentucky

“Es una operación muy triste y seria en este momento”, dijo Michael Dossett, coordinador de ayuda de Kentucky, confirmando que ningún sobreviviente fue sacado de los escombros durante la madrugada

Mayfield

Los servicios de emergencia seguían buscando el domingo sobrevivientes en una fábrica de velas ubicada en el corazón de Estados Unidos, convertida en símbolo de la devastación causada por tornados que dejaron al menos 94 muertos.

Este fenómeno meteorológico excepcional afectó a cinco estados, dejando una estela de destrucción a lo largo de centenares de kilómetros, pero fue en Mayfield, en el estado de Kentucky, que la devastación fue peor.

De la fábrica de velas Mayfield Consumer Products no quedó más que una maraña de vigas retorcidas y láminas de metal, apiladas a varios metros de altura.

Equipados con grúas, excavadoras y otros dispositivos mecánicos, los rescatistas avanzaban lentamente entre los escombros. La fábrica estaba llena de empleados del turno nocturno cuando se vio arrasada. El gobernador Andy Beshear advirtió que el número de muertos debido al tornado podría superar los 100.

Los trabajadores de la fábrica buscaron refugio en lo que se suponía que era la parte más segura del edificio, pero eso al parecer no los protegió debido a la potencia del tornado, declaró Beshear. El sábado se reportó el rescate de 40 de las 110 personas que estaban en el edificio en ese momento, pero para el domingo, la esperanza de encontrar a alguien más con vida se había evaporado.

“Será un milagro si sacamos a alguien más de eso. Ahora tiene 4.5 metros de profundidad de acero y autos encima de donde estaba el techo”, dijo el gobernador a la cadena CNN.

Jeremy Creason, jefe de bomberos y director de servicios de emergencia de Mayfield, informó que los rescatistas tuvieron que arrastrarse sobre los muertos para poder llegar a donde estaban los vivos.

“Es una operación muy triste y seria en este momento”, dijo Michael Dossett, coordinador de ayuda de Kentucky, confirmando que ningún sobreviviente fue sacado de los escombros durante la madrugada. “Es la visión de una zona de guerra”, agregó, en declaraciones a CNN.

Entrevistada por NBC, la alcaldesa de Mayfield, Kathy O’Nan, pareció atemperar la posibilidad de un milagro: “Todavía hay esperanza. Pero, ahora mismo, lo que esperamos es un refugio cálido para nuestros sobrevivientes”.

La fábrica de velas, una empresa familiar, ha creado un fondo de emergencia para ayudar a las familias.

Un asilo de ancianos y un centro de distribución de Amazon también quedaron destruidos en el estado.

“Puedo decirles por los informes que he recibido, sé que hemos perdido a más de 80 habitantes de Kentucky. Ese número va a superar los 100”, señaló Beshear en los programas de entrevistas del domingo por la mañana.

El tornado tocó tierra por más de 320 kilómetros en el estado.

El tornado “probablemente se convertirá en uno de los más violentos y grandes en la historia de Estados Unidos”, estimó Victor Gensini, investigador sobre clima extremo en la Universidad del Norte de Illinois.
La tormenta fue aún más notable porque llegó en diciembre, cuando el clima normalmente más frío limita la formación de remolinos.

El tornado también mató al menos a seis personas en Illinois, donde dañó una instalación de Amazon en Edwardsville; cuatro en Tennessee; dos en Arkansas, donde se destruyó un asilo de ancianos; y dos en Missouri.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button