Reyes era bromista muy alegre y “Mi Gente” era estricto, pero de gran corazón

Policías municipales de Irapuato, reconocen el gran apoyo que recibieron del comandante Reyes y de Moreno Ayala a quienes califican como personas intachables y nunca olvidaran la afamada frase "échenle fibra jóvenes"

Irapuato, Guanajuato.- La mañana de este miércoles en las inmediaciones de la presidencia municipal ocurrió un hecho “insólito”, donde alrededor de 30 elementos de la policía municipal de Irapuato se manifestaron por sus compañeros que lamentablemente han sido asesinados, algunos de ellos nos contaron sus experiencias y lo mucho que los apreciaban por ser grandes seres humanos.

“El comandante Reyes era muy dedicado a su trabajo, muy disciplinado siempre veía mucho por el personal, era un comandante que no tenía preferencias de personal, siempre fue muy dedicado a su trabajo y nos recomendaba no meternos en problemas de no hacer lazos con nadie, no conozco a otro comandante de tan buen corazón que se le asemeje”.

Ex director de la policía de Irapuato, asesinado el pasado domingo.

“Reyes era muy alegre siempre estaba bromeando y nos ponía apodos a todos, siempre nos decía –‘echenle fibra jóvenes’-, el, rara vez se distraía por algo, era una persona que estaba muy alerta cosas que estaban a kilómetros que ni siquiera percibíamos él ya las había visto, un gran ser humano”.

“El comandante Moreno Ayala, tenía su carácter porque mucho tiempo estuvo como encargado de muchos lugares entonces con el tuve poco tiempo de convivir, pero era también una gran persona, muy dedicado, se quedaba muchas horas para terminar todos sus pendientes que le encargaban”.

“El comandante Reyes siempre estuvo con la tropa y eso a muchos les parecía mal que el apoyara a uno, incluso en sus descansos le llamábamos para pedirle asesoría y nos respondía él siempre tenía tiempo para nosotros y eso lo valoramos grandemente, por eso estamos aquí”.

“Moreno, “Mi gente” como le decíamos fue otra persona intachable, respetuoso y aunque era un poco estricto no dejaba de ser buena persona, para mí y muchos compañeros eran personas maravillosas”.

Lo anterior son algunos de los pensamientos que atesoran en su corazón algunos de los elementos de la policía municipal tras los dos comandantes que han perdido la vida en los últimos tres días.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button