Propician estancias ganaderas, comunidades rurales

Territorio irapuatense parte del proyecto de colonización española en ‘Valle de Chichimecas’

Irapuato, Guanajuato.- Lo que hoy se conoce como las comunidades de La Calera, San José Temascatío y Lo de Sierra, fueron las primeras estancias ganaderas que comenzaron a consolidarse y poblarse por la zona noreste de lo que es la actual ciudad de Irapuato, las cuales formaron parte del proyecto general de ocupación española en tierras denominadas: ‘Valle de Chichimecas’.

Dulce Vázquez Mendiola, directora del Archivo Histórico Municipal, informó que fue en 1530, cuando el español, Nuño de Guzmán inició una exploración por la zona norte y septentrional mesoamericana, atravesando el río Lerma por tierras sureñas del actual estado de Guanajuato.

Pero sería hasta el 14 de agosto de 1548, cuando el virrey Antonio de Mendoza, en representación del rey de España, otorgó un permiso real a Hernán Sánchez de Mancera, para la conformación de tres estanciasque se instalaron en territorios que hoy constituyen las comunidades rurales antes mencionadas.  

“Con el paso del tiempo, sobre todo, ya en el siglo XVII, hay una gran fracción de estos territorios;estamos hablando de que cada sitio era de mil 775 hectáreas aproximadamente, y se los dieron solamente a una persona, a Hernán Sánchez de Mancera, por lo tanto, él fraccionó, ya sea en venta o heredándola, y entonces estos lugares poco a poco se fueron concentrando con población diversa”, detalló.

Vázquez Mendiola, comentó que, gracias a las últimas investigaciones, se puede saber que, en el caso de la comunidad Lo de Sierra, en el siglo XVII, el dueño fue Andrés de Sierra, a lo que se atribuye su nombre actual.

La Calera, tenía una capilla donde se veneraba a la imagen de Jesús la cual parece ser es la misma imagen que se sigue conservando en la actual Parroquia del lugar, además de que pervive un puenteantiguo, que hoy se ubica como una pequeña glorieta dentro de la comunidad. Durante el siglo XVIII (1743) Ana María Gil de Miranda siendo dueña de la tierra lavendió posteriormente a Miguel Gómez Zorrilla.

A finales del siglo XVIII, la Calera, perteneció a la familia de los marqueses de San Juan de Rayas,mineros ricos de Guanajuato, como lo fue José Mariano de Sardaneta y Llorente, uno de los firmantes de la Independencia de México.

La comunidad de San José Temascatío, contaba con un molino en el que trituraban trigo para elaborar pan. Los dueños de la propiedad para el siglo XVIII fueron Luis de Fonseca y Domingo Bravo de Laguna, Manuel Martínez de Lexarzar.

Otro dato importante de esta comunidad, es que contaba con una hacienda sumamente bella y próspera durante el siglo XVIII, con más de tres recamaras, la vivienda principal del hacendado, la casa para el administrador principal, para los trabajadores, más de una capilla, un pozo, una presa, cocina, sala principal y corredores con arquería de cantera.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba