Por “equivocación” secuestran y torturan a irapuatense (relato)

La hija de tres años de la víctima, recibió un balazo en una pierna, todo porque al parecer un grupo de “sicarios” lo confundieron con otra persona, luego de que había comprado una camioneta

Irapuato, Guanajuato.- Hace meses Juan se había ido a trabajar a Estados Unidos para poder enviar dinero a su esposa y su hija de tres años y buscar una vida mejor. Con una parte del dinero que mandaba, compró una camioneta y cuando fue a recogerla comenzó el infierno: fue “levantado y torturado”, su hija recibió un balazo y “sólo por una equivocación”, así la historia de un irapuatense que está vivo de milagro.

La vida para Juan “N” del que omitimos nombre y lugar exacto de los hechos por el gran temor a ser asesinado, tuvo una situación tan lamentable que simplemente platicar del tema es de horror para él y cada uno de sus familiares.

El hecho ocurrió en una colonia de la zona sur de Irapuato, justo a la salida a Abasolo, cuando Juan se apalabró con el propietario de una camioneta que fue pagando con el dinero que enviaba de los Estados Unidos y que llevaba su esposa cada semana.

Cuando Juan llegó del “norte”, fue a pagar lo que restaba del vehículo para traerlo a su casa, ese día era un viernes y le había prometido a su esposa María “N” y Joselyn “N” de tres años que las iba a llevar al centro a dar la vuelta.

Cuando fue por el vehículo, lo hizo en un taxi y después de bajarse, culminó el trato; prendió la unidad y comenzó avanzar a su casa, sin embargo, no se había dado cuenta que detrás de él, venía otra camioneta con personas armadas que lo venían siguiendo.

Al llegar a su casa situada por la misma zona, abrió la puerta de la cochera y justo en ese momento los hombres armados comenzaron a disparar; una de las balas impacto en la pierna izquierda de la pequeña niña y a la par, los hombres se llevaban a Juan a la fuerza.

Durante el trayecto, Juan dijo que “me tenían vendado y ellos iban diciendo ‘le cortamos la cabeza primero o las manos, o primero lo matamos´, pensé que ya me iba a morir, no sabía por dónde me llevaban”.

La víctima fue sacada de la ciudad y trasladada a una comunidad, donde lo bajaron y antes de quitarle la venda, los presuntos sicarios dijeron “patrón aquí se lo traemos” y el supuesto jefe les dijo al verlo “se equivocaron, él no es, hay que dejarlo vivo; están bien pendejos, porque aparte le dieron un balazo a una niña, nosotros no matamos por matar”.

Uno de los “asesinos”, replicó “jefe ya nos vio la cara, debemos matarlo, al cabo ya lo tenemos aquí” y el “jefe” les volvió a decir, “déjenlo libre no hizo nada”.

Juan, fue severamente golpeado y abandonado a la orilla de la carretera, ahí le pusieron la pistola en la cabeza y le dijeron que contará hasta 100 para que pudiera irse “conté hasta mil, me levante y nadie me quería recoger, me tuve que ir caminando y cuando llegue por el paso a desnivel, me metí a la tienda de una amiga y ahí le hablaron a mi familia”.

Juan se encuentra vivo y su hija de tres años, afortunadamente tuvo una lesión que no era de gravedad; al parecer el problema se derivó porque la camioneta que había adquirido era de una persona que se dedicaba a la venta de drogas y presuntamente fue confundido.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba