“Olvida su vida y llora por no tener dinero” don Ernesto, adulto mayor

Por la demencia senil que padece don Ernesto, olvida su realidad y llora de preocupación por no tener dinero para pagar la comida que le ofrece el asilo la “Conferencia”, donde tienen que hacer labor de convencimiento para que coma

Salamanca, Guanajuato.- Don Ernesto, desayuna, come y cena todos los días junto con sus compañeros en el comedor de la casa y por la demencia que padece, de manera frecuente pierde el conocimiento de lo que vive día con día, o bien, recuerda cosas de su pasado que las mezcla con lo vivido en el presente.

De acuerdo con Maricruz Martínez, directora de la casa hogar para adultos mayores, comentó que don Ernesto, es un viejito que un día no quería comer como siempre lo hacía, debido a que estaba muy preocupado y llorando porque no tenía dinero para pagar los alimentos que le estaban ofreciendo, situación por la que Maricruz le comentó que no se preocupara por eso, que él anteriormente ya había dejado pagada la comida con anticipación, de esta manera el adulto mayor quiso comer.

Al siguiente día, don Ernesto volvió a expresar con mucha tristeza que él no podía comer los alimentos que le estaban dando porque no tenía dinero para pagarlos, a lo que de nueva cuenta, la directora del asilo le comentó, que ya no se preocupara más, que esa casa era de él y que él había invitado a sus 11 compañeros a comer a su casa, por lo que no debía de preocuparse porque en ese lugar todo era suyo, todo le pertenecía y no necesitaba dinero para nada porque ya todo lo había pagado con anterioridad.

Al siguiente día, don Ernesto tuvo un desencuentro con uno de sus compañeros, quienes empezaron a discutir por algún motivo, situación que detonó el enojo de don Ernesto y a la hora de la comida les dijo al resto de sus compañeros que estaba muy molesto, situación por la que ya no les iba invitar la comida y que se fueran todos de su casa, platico entre risas Maricruz Martínez, concluyendo que experiencias como esta, se viven a diario con los viejitos.

El asilo de ancianos la “Conferencia” con 152 años de su fundación, se mantiene gracias a su patronato de donadores conformado por 3 personas, lidereado por Octaviano Lozano, además de la ayuda del gobierno de Salamanca quien aporta dinero mensual y algunas donaciones de voluntarios que de manera económica o en especie regalan de corazón para que los 12 viejitos sean atendidos de manera digna.

Maricruz Martínez directora del asilo, comentó que de los 12 abuelitos que viven en la Conferencia, 2 de ellos padecen Alzheimer o demencia senil, y algunos otros padecen diabetes, enfermedades que son atendidas por personal médico, así como terapeutas y psicólogos proporcionados por el Dif municipal, quienes los visitan continuamente para revisarlos y medicarlos.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba