«No se murió el amor» en el Auditorio Nacional

México, D.F .- Un concierto lleno de emoción, intercambios, pasos de baile y duetos fue el que ofrecieron Emmanuel y Mijares en la primera de cinco fechas en un Auditorio Nacional completamente lleno.

A las 20:49 horas ambos salieron al escenario después de que con tambores y aplausos se animara a los asistentes que gritaron al ver a los cantantes mexicanos abrazados cantando en dueto «Bella Señora» y «Bella», con Emmanuel portando un traje y corbata negra mientras Mijares usaba un traje gris oscuro.

«Agradecerles a todos ustedes que estén aquí con nosotros, un fuerte abrazo y esperando que pasen un buen rato con este concierto que los dos damos con mucho amor para todos ustedes», dijo Mijares.

Con shows intercalados en un principio sonaron éxito tras éxito, comenzando con Manuel, quien interpretó «No se murió el amor», «Corazón salvaje», «Si me enamoro», donde acompañó a sus bailarinas, «Me acordaré de ti», «Siempre» «Que nada nos separe» que cantó con guitarra en mano mientras el público coreaba, él se acercaba a saludar a los asistentes y hacía reverencia al finalizar cada tema.

Después tocó nuevamente el turno a Emmanuel, ahora vestido con un elegante traje azul, que comenzó con «El rey azul», «Tengo», «Hay que arrimar el alma», «Sólo», «Pobre diablo», «Quiero dormir cansado» y terminó con «Detenedla ya», cuando se quedó un largo rato admirando los aplausos y aclamaciones.

Fue en ese momento que volvió Mijares al escenario para juntos entonar «Corazón de melao» y «Baño de mujeres», para esta vez quedarse Manuel con «Soldado del amor» y «Si me tenías», vistiendo un poco más cómodo con un pantalón de mezclilla con un saco negro al mandar besos al público.

Del lado derecho salió un romántico Emmanuel que, así como puso a bailar a todos, ahora interpretaba «Con olor a hierba» en formato acústico con una llamativa corbata roja y camisa negra.

Así, ambos salieron al escenario donde se sentaron a platicar con los asistentes e interpretaron algunos homenajes: Mijares a Vicente Fernández, con «Al final», y Emmanuel a Pablo Milanés, con «El breve espacio». Siguieron con el repertorio «No hace falta», «Tengo mucho que aprender de ti» y un nuevo momento de brincos y baile con «La vida caminaba sola» y «Sentirme vivo».

«Este show que hemos preparado para ustedes es una recapitulación de nuestras carreras, de nuestro pasado y nuestro objetivo es que ustedes la pasen bien, canten, bailen y se lleven un muy buen recuerdo», expresó Manuel, quien también platicó lo que aprendió haciendo coros en el año 1983 para su colega.

«Espero la estén pasando padrísimo, es un gusto compartir el escenario con Manuel, nos conocimos y poco a poco nos fuimos haciendo amigos de subirnos a los escenarios, comer y cenar juntos, todo menos dormir juntos -una vez sí, dijo Mijares-, no lo cuentes», bromeó Emmanuel.

El romanticismo regresó al recinto cuando Mijares, con una camisa azul, se quedó solo en el escenario y se escucharon los primeros acordes de «Para amarnos más», «El privilegio de amar» y «Uno entre mil». Sin embargo, su compañero regresaría, ahora dejando ver el color morado, para cantar los dos «Tú y yo», «El rey de la noche» y despedirse de un público que no dejó de gritar y aplaudir.

Después de regresar más de una vez interpretaron «La chica de humo», Emmanuel nuevamente con un cambio de camisa y zapatos al negro, y quedarse solo con sus músicos en «La última luna». Con sombreros negros y sacos uno dorado y el otro negro con brillantes verdes es como volvieron a aparecer para dar fin a la exitosa noche con «Toda la vida», en donde ambos expresaron palabras de despedida a las 23:19 horas.

EL UNIVERSAL

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba