No es un adiós, sino un hasta luego; Padre Agustín se va de San Pedro

La parroquia de San Pedro Apóstol, despide al sacerdote Agustín quien fue el párroco por más de 10 años

El párroco Agustín se despide de la feligresía irapuatense con mucho amor. Foto por Francisco Somoza

Irapuato, Guanajuato.- El padre Agustín Rodríguez García, nacido en Teziutlán, Puebla el 28 de agosto de 1967, es quien ha sido párroco de la iglesia de San Pedro Apóstol por más de 10 años.

Sus padres Guadalupe García Méndez y Silverio Rodríguez López (Finado), tuvieron la fortuna de tener 4 hijos maravillosos siendo el padre Agustín el mayor, Librada, Guadalupe y Juan Alejandro.

“Tuve una infancia sencilla como la de cualquier niño, con sus contrastes, con mucha alegría, recordando las situaciones de pobreza, prácticamente puedo decir que soy hijo de una madre sola, ella tenía que ser padre y madre para nosotros, dobleteaba turnos, vendía todo tipo de cosas, traía “fayuca” y la vendía aquí, ella trato de sacar adelante a sus hijos, me llena de mucho sentimiento recordar su trabajo y su sacrificio”, explicó.

El sacerdote, decidió elegir el “camino del señor” por las experiencias vividas dentro de esta fraternidad.

“Sin querer alguien me invito a ser monaguillo y experimente un trato muy bonito, familiar y confiable y me comencé a sentir en mi casa, sintiendo ese calor de hogar, agraciadamente después decidí ser sacerdote y no me arrepiento pues estoy feliz y realizado y como es que Dios me permitió conocerlo” dijo.

El padre Agustín, ingresó al seminario de “Nuestra Señora del Carmen”, en Papantla, Veracruz; siendo una experiencia maravillosa; Posteriormente estudio en el “Seminario Diocesano de la Inmaculada en Teziutlán”, Puebla.

Tiempo después, el párroco Agustín fue invitado a un proyecto en Salamanca en la “Ciudad de los niños”, en donde la casa de formación se encontraba en Aguascalientes y fue enviado a esa ciudad y ahí en el “Seminario de Nuestra Señora de Guadalupe”, fue nombrado como Diacono y finalmente como Sacerdote.

Por 5 años, el padre Agustín estuvo en una comunidad que se dedicaba a los niños huérfanos, llamados “Cooperadores de la Sagrada Familia”, una comunidad que hoy en día ya está extinta.

“Yo le pedí a don José de Jesús Martínez Zepeda quien fue el primer Obispo de Irapuato, que, si me permitía ingresar como sacerdote diocesano de la diócesis de aquí de San Pedro Apóstol y finalmente me acepto, me dio muchas recomendaciones y yo acepte y desde ese momento yo tengo 14 años como sacerdote diocesano de esta diócesis de los 21 años que tengo”, externó.

Hoy, el padre Agustín esta a punto de emprender un cambio, dejando la parroquia de San Pedro Apóstol, una parroquia que le dejo muchos momentos y amistades, realizando un cambio para la comunidad de Valtierrilla en Salamanca.

“Sé que es normal que a los padres los cambien, pero cuando en algo tu pones el corazón y tocas el corazón de las personas, los ves todos los días, sus ojos, su mirada, su forma de mostrarte su cariño y su respeto como sacerdote y haces amigos y familia, es un momento doloroso, pues somos de carne y hueso, Si nosotros estamos en los caminos de Dios nos seguiremos encontrando, esto no es un adiós si no un hasta luego”, concluyó con lágrimas en los ojos.

El sacerdote Agustín fue por mas de 10 años, párroco de San Pedro Apóstol. Foto por Francisco Somoza

 

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba