Nataly, una atleta irapuatense que se quedó sin Centro Paralímpico Nacional

Nataly es un orgullo y medallista de oro dentro del deporte adaptado

Irapuato, Guanajuato.- Desde los tres años Nataly aprendió a nadar, hoy es una deportista de alto rendimiento y medallista de oro de la paralimpiada nacional. No ha sido fácil sortear las barreras y enfrentar los retos, sin embargo Nataly es una atleta irapuatense destacada.

Ha participado en los torneos de Indianápolis y las paralimpiadas nacionales, entre sus logros están cinco medallas de oro.

Nataly tiene actualmente 18 años, nació con una malformación conocida como espina bífida, su vida la ha pasado en una silla de ruedas pero siempre bajo el agua.

Su familia ha sido un pilar fundamental en su desarrollo personal y deportivo, “Sí se enfrentan muchas dificultades pero poco a poco he logrado salir adelante”, señaló Nataly.

Nataly entrena en una escuela particular, que le cuesta 800 pesos al mes más otros gastos que surgen y pese a que Irapuato es sede del Centro Nacional Paralímpico, ella no puede hacer uso de sus instalaciones, al ser un elefante blanco durante 7 años.

“Yo creo que esas instalaciones se están desaprovechando, deberían de hacer algo para poder entrenar ahí y sea más accesible”, indicó la joven deportista.

Aunque, lo anterior no la detenido para lograr ser medallista de oro, lo cual es “Muy importante porque ahí se refleja todo los sacrificios que he tenido hacer para llegar a eso”.

Nataly dedica de dos a tres horas diarias a su entrenamiento en la natación, realiza todas las pruebas y llega a nadar hasta los 400 metros.

Alejandra Hernández, madre de Nataly, es su compañera de vida y testigo de sus triunfos, “Siempre he querido apoyarla en lo que ella ha querido hacer pero sí es un poquito complicado porque no la puedo apoyar del todo porque siempre faltan cosas; todo el tiempo que quiera estar nadando voy a estar con ella, tenemos una convivencia muy bonita entre madre e hija”.

Para la madre de familia, El Centro Nacional Paralímpico sería la mejor opción para su hija, así como para muchos atletas del municipio y la región que lo necesitan.

Alejandra Hernández apuntó que si el Centro Nacional Paralímpico “se abriera estaría perfecto y no sólo por ella sino por todos los niños que necesitan para diferentes áreas de oportunidad dentro del deporte adaptado”.

Centro Nacional Paralímpico muestra de robo, corrupción y “mala política”

 

Articulos Relacionados

Back to top button
Close