Nació en Aldama y fue “Ídolo de la afición fresera”: “Pollo” Ruíz

Jugó siete temporadas con el Irapuato, centro delantero goleador; una lesión en su rodilla derecha motivó que se retirara del futbol profesional. Jugó en La Trinca, “Gallos” Blancos y Salamanca

Por Salvador Lona.

Irapuato, Guanajuato. Una muestra clara que Irapuato es semillero de notables futbolistas es “El Pollo” Ruíz, quien tuvo como primer entrenador a su papá Don Víctor Ruíz Mendiola quien desde pequeño le inculcó el amor por el futbol y posteriormente haría realidad su sueño de jugar profesionalmente donde conoció y recuerda agradecido por lo que le enseñaron  técnicos como: Robeto “Ché” López, Francisco Cisneros, Cerda Canela, Magdaleno Mercado, “Pistache” Torres, Diego Malta,  “Ruso” Estrada y Antonio Ascencio.

Un hombre sencillo, sello que siempre le ha caracterizado como persona y que le llevó a ganarse a la afición, además de su entrega en la cancha siempre sudando la camiseta y buscando el gol, la victoria de su equipo para darle satisfacción a la gente, es algo que no pierde “El Pollo” Ruíz quien así se mostró en esta entrevista concedida para Notus Noticias, donde dio a conocer algo de su trayectoria deportiva.

Hoy Carlos es un hombre agradecido con la vida y el futbol, poniendo en práctica los consejos de sus padres, Don Víctor y Doña Amelia García Rodríguez, que tuvieron nueve hijos, “El Pollo” y ocho más:  Víctor, Alejandro, Blanca Rosa, Martha, Adolfo, Catalina, Adriana y Gerardo Miguel, familia numerosa unida  a la cual con el tiempo se han sumado 20 nietos y 20 bisnietos.

Recuerda “El Pollo”, sus inicios en el futbol jugando a los 16 años en el equipo Club Campestre de Arturín Córdoba, donde jugó un torneo nacional infantil que le dejó una grata experiencia, allá por 1976. Empezó a darse a conocer por sus cualidades en el torneo interno de la Prepa jugando con Leyes y Arquitectura. Lo invitaron a jugar en el equipo Unión Ladera de Aldama, después en Aldama que militaba en la Primera Intermedia.

Pero su despegue futbolístico se dio en el tercer torneo con el equipo Campestre, por su habilidad, fuerza y visión de gol, fue invitado por Jaime Covarrubias a entrenar con el equipo Irapuato, donde pasó la prueba y se quedó para formar parte de “La Trinca” en la temporada 78-79 en Segunda División.

En su primer temporada, fue nominado por el periódico “El Sol”, como el mejor jugador del Irapuato en el 79, eso lo motivó a seguir superándoe, escuchando consejos de compañeros y entrenadores. Aclara que no recordar  número de goles, pero que siempre era hombre gol, por sus actuaciones se mantuvo en el Irapuato las temporadas: 79-80, 80-81, 82-83, 83-84 y 84-85.

Entre sus grandes logros fue estar en el ascenso del Irapuato a la Primera División en la temporada 84-85, venciendo al Pachuca, siendo entrenador Diego Malta. Empezaba ya a tener problemas en la rodilla derecha, posteriormente salió de “La Trinca” y se fue a “Gallos” Blancos, finalmente estuvo en el Salamanca teniendo como entrenador a “Paco” Cisneros. Señalando que fue muy duro para él dejar el profesionalismo en 1986.

Pero no dejó de lleno el futbol, ya que formó parte de grandes equipos en el balompié amateur, militando en el poderoso Huracán de Gustavo Hernández, así como en Laposta que dirigían dos grandes personas y personajes del deporte como “Chuy” Durán y Nicolás Navarrete (q.e.p.d.).

Después de algunos años de no jugar por el problema de su rodilla, solo practicaba en “cascaritas”, volvió a calzarse los botines para ser Carlos “Pollo” Ruíz, jugador importante en el equipo Preparatoria de mayores de 60 años, lo que le causó gran alegría porque se volvió a reunir con sus compañeros de su generación.

Como gente del deporte, señaló que el futbol le dio oportunidad de estar jugando a lado de grandes jugadores, tanto profesional como amateur por lo que consideró que no sería justo mencionar a unos cuantos, porque para todos hay respeto y estimación.

Para concluir “El Pollo”, recuerda que la vida le dio oportunidad de jugar lo que más le gusta futbol y le premió con una gran familia, mandándole la luz con su matrimonio al lado de su esposa María Teresa León Licona, tiene tres hijas: Monserrat, Samara y Casandra y Dios le premió con 8 nietos, su profesión es la de técnico radiólogo y agradeció a Notus, por su apoyo y felicitó por ser un medio que impulsa el deporte y reconoce a las figuras del futbol de antaño.

Sabías que… Fue nombrado un año el mejor jugador del Irapuato y jugó en los mejores equipos del futbol amateur de la L.I.F.A.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verifique también
Close
Back to top button