«Si me caigo, aquí me quedo»: Inundación 1973

Irapuato, Guanajuato.- En ese año, 1973, Miguel Mejía Aldaco tenía 13 años desde entonces era comerciante vendedor de paletas en un carrito afuera de lo que actualmente es la tienda Del Sol.
Ese sábado 18 de agosto, el se encontraba en ese lugar cuando la gente le comenzó a decirle «Muchacho vete a la casa porque viene la inundación; pues estaba niño no medía el peligro y yo bien contento vendiendo las paletas,hoy sí estoy vendiendo, era un sábado», contó.

Fue hasta que uno de sus hermanos mayores fue por él y fue así que trató de regresar a su casa pero el agua llegó primero, después de que la presa El Conejo se reventó.

Fue a dejar el carrito de paletas a la Avenida del Trabajo pero de regreso en la calle Bolivar y Diaz Ordaz ya no pudo continuar, el agua ya había subido.

En su camino se cayó una casa de adobe «y de milagro no nos agarró ahi», a él y a otros dos jóvenes que quedaron atrapados.

Se subió junto los otros dos muchachos al techo de una casa donde amanecieron hasta el domingo cuando la corriente del agua todavía iba fuerte.

Recordó que como a la una de la tarde del día siguiente quiso regresar a casa, agarrado de una cuerda de un lado a otro de las avenidas para pasar.

«Nomas me caigo aquí me quedo», dijo cuando cruzó de un lado a otro la avenida con una cuerda para regresar a su casa.

Y fue así que sin medir el peligro Miguel logró regresar a su casa después de aquella tragedia, hoy es una experiencia que le cuenta a sus hijas y nietos.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba