Maura pide atención digna tras “negligencia” en el IMSS

Irapuato, Guanajuato.- Con el brazo izquierdo amputado, ámpulas y úlceras  profundas en todo su cuerpo, Maura Yanire Sandoval Aguilar de 34 años sólo pide que se le brinde el tratamiento médico adecuado para el lupus eritematoso sistémico que padece, luego de un diagnóstico médico erróneo, que cambió su vida en los últimos 10 años.

“Pido a las autoridades médicas, atención pero atención real, humana, integral, quiero que realmente se vea el caso de Maura por el lado humano y por el lado médico”, pidió Adriana mamá de Maura, en rueda de prensa.

Lo anterior, tras relatar la presunta negligencia que argumentaron hubo por parte del Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS) Irapuato, donde su médico familiar en ese entonces, ahora jubilado, Rubén Peña Peña le diagnosticó artritis reumatoide juvenil sin realizarle ningún estudio y el doctor José Luis Rubio “era su médico cirujano, debió haber sido el encargado de mandar a  hacer las biopsias, los estudios pertinentes puesto que era él que hacia las limpiezas quirújicas”, comentó Adriana.

“La negligencia del Seguro parte desde el primer momento en que ella fue a solicitar atención médica por un padecimiento de rodilla; el médico por las características del dolor que ella presentaba determinó, hizo un diagnóstico al vapor y dijo es artritis reumatoide”, refirió.

A partir del momento en que recibió dicho diagnóstico, Maura comenzó a consumir metotrexate, medicamento usado en el tratamiento contra el cáncer, durante 6 años de estar ingiriéndolo provocó severos daños en su cuerpo.

Maura tiene dos hijos, uno de 13 que también padece de lupus y otro de 17 años, los dos están estudiando y un esposo que es vigilante de una empresa con un sueldo de mil 200 pesos, tiene que salir a la calle a vender paletas para comprar el medicamento que consume actualmente bufigen (nalbufina) cuando el IMSS no se lo da, el cual le sirve para “para mitigar el dolor” que le causa su enfermedad, el lupus eritematoso sistémico, además de que también tiene síndrome antifosfolípidos, los dos hereditarios.

“Y vamos a la clínica familiar y no hay medicamento, para ella no hay, bueno no hay ni expedientes, su expediente tanto en León como el de aquí están perdidos. Ahora resulta que ya no quieren surtirle nada”.

El “peregrinar” de Maura comenzó cuando ella tenía 24 años, era enfermera, supervisora de la clínica Vida, egresada de la Universidad de Guanajuato y se encontraba  estudiando Derecho, todo sus sueños para darle una mejor calidad de vida a su familia, se vieron truncados.

Hace dos años, en el 2012, luego de que Maura recibió el diagnóstico oportuno en el Hospital de Alta Especialidad de León, lupus eritematoso sistémico y síndrome antifosfolípidos, el metotrexate contra la supuesta artritis le fue suspendido, pero ya había ocasionado daños, le tuvieron que amputar el brazo izquierdo.

“Mariana Razo Guevara, cirujano del IMSS de Urgencias pretendía amputarle el brazo en el cuartito de las enfermeras, donde inyectan”, precisó la mamá de Maura.

Ahora, las demás extremidades de Maura están en riesgo y “sus posibilidades de vida son pocas”, comentó Adriana, ya que su enfermedad de lupus es muy agresiva y está avanzada.

Después de todos los hechos, hace seis meses Maura asesorada del abogado Enrique Canchola, interpusieron una demanda administrativa en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de León, con la cual busca una indemnización por los daños físicos y emocionales ocasionados.

“Maura sus posibilidades de vida son pocas; el lupus es un enemigo que ya trae dentro, es un enemigo que está esperando a ver en qué momento se descuida para matarla, eso es el lupus, el lupus no respeta condición de edad…”, dijo Adriana.

Varias instancias, entre ellas Derechos Humanos han cerrado su caso porque determinó que la atención médica que recibía en el IMSS antes de que se le amputara el brazo, “era la idónea”.

Aunque se tuvo diálogo con el anterior director del IMSS Irapuato, Alberto Patiño así como con el actual titular de la institución Saúl García, no han logrado que Maura reciba la atención que merece como derechohabiente.

El director del IMSS, Saúl García, “Él me dijo que estaba interesado por Maura, que lamentaba la situación de Maura pues que a medida de sus posibilidades la iban a ayudar pero hasta ahí ya quedamos”, señaló la mamá de Maura.

Aunque también han hecho saber el caso al gobernador del Estado, Miguel Márquez Márquez y recibió ayuda, se le hizo llegar a Maura una dotación de medicamentos pero no se le ha vuelto a apoyar.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba