María Galvira Chagoya Galván vive en el corazón de sus nietos que no dejan de visitar su tumba

Irapuato, Guanajuato
María Galvira Chagoya Galván pareciera que es inmortal, pues a varios años de haber dejado de vivir sus nietos la siguen recordando como una mujer comprensible, que les daba buenos consejos y que realmente era una ejemplo a seguir.
Pedro Pérez de San José de Jorge López, recuerda que su abuela murió a la edad de 98 años, tranquila, feliz y a la vez preocupada porque sus familiares fueran personas rectas y con actitud de servicio, pues siempre los aconsejaba.
La anciana se encuentra “descansando” en el panteón que se ubica entre los poblados de San José de Jorge López y Cuchicuato; ahí su tumba resalta por encima de otras, pues sus nietos cada año le llevan flores, limpian el lugar y sopesan cada uno de esos regaños que realmente eran premisas para que tuvieran una vida digna.
Pedro, al igual que sus primos Isidro González, Marcos Pérez y Tito López, en esta celebración del día de muertos, decidieron retocar la tumba de su abuela para no sólo conmemorar una celebración dentro de una festividad mexicana, sino para poder hacer sentir que sigue viva.
panteon_irapuato (1)

panteon_irapuato (2)

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba