“Llegué a creer que ahí nos íbamos a morir”: damnificadas

Afectadas en la colonia Vista Hermosa

damnificados-inundacion-irapuato (2)

Irapuato, Guanajuato

Beatriz Venegas Gutiérrez recuerda con lágrimas en los ojos, que la madrugada del domingo en que perdió su vivienda y animales tras la tromba en Irapuato, llegó a creer que en ese momento moriría junto con su familia.

“Esto que pasó no se lo deseo a nadie, fue muy difícil, fue mucha impotencia, mucho, miedo, mucho pánico, llegó un momento en el que llegué a creer que a ahí nos íbamos a morir, el nivel de agua estaba muy alto, mis hijos estaban llorando, mi hijo gritaba que si ahí nos íbamos a morir y mi esposo decía ahorita nos vamos a salir, afortunadamente los familiares que viven a un  lado nos ayudaron a salir con riatas, tablas y de quien menos lo espera uno también, hubo muchachos de la colonia que fueron a ayudarnos a rescatarnos del agua, porque ya estábamos entre el agua pero sí fue muy feo”, contó la afectada por las lluvias en la colonia Vista Hermosa.

Era la 1:30 de la madrugada del domingo, cuando Beatriz levantó a su esposo ya que los borregos, aproximadamente 25 animales, comenzar a balar lo que los despertó y se dieron cuenta que el nivel del agua ya había subido alrededor de un metro y medio de altura.

“Me levanté desperté a mis hijos, envolví a mi niña en una cobija y salimos para afuera del cuarto”; sin pensar en el riesgo Beatriz corrió a la parte de atrás de su casa para avisar a su suegra María del Carmen Rivera Razo  y ponerse a salvo de la situación, junto a sus demás familiares.

Cuando intentaron salir, María del Carmen resultó lesionada, ya que una pared colapsó y el portón se cerró hasta “atorarle los pies”, los cuales tiene lastimados y que no le permite caminar por el momento, lo que le podría llevar un mes de reposo.

Las afectadas culpan la obra del Cuarto Cinturón Vial ya que la única bajada de agua que hay no fue suficiente para el desagüe de toda la lluvia que cayó.

“Nosotros siempre estamos diciendo que nos afectó el Cuarto Cinturón, nosotros nunca habíamos visto tanta agua como ese día. Yo nunca había visto esta magnitud de agua, entonces si sí estamos tristes porque nos acabó todo lo que teníamos, lo que hicimos con mucho esfuerzo se nos fue”, expresó la afectada.

María del Carmen es empleada doméstica y por el momento también se encuentra en incertidumbre si las personas para las que trabaja la van a recibir ya que ha sido imposible comunicarse con ellos.

Ha pasado dos días desde la tragedia, y Beatriz y María del Carmen viven en el albergue habilitado en la Deportiva Norte, además de sus hijos y esposos, donde han recibido hasta el momento el apoyo de las autoridades municipales con comida, vestido y productos de higiene, sin embargo su deseo es estar nuevamente en casa.

“Estamos con los santos, dando gracias a Dios que no nos pasó nada y pidiendo que estemos bien y que volvamos a nuestros hogares porque para nosotros va ser muy difícil que perdamos nuestra casa, empezar de nuevo en otro lado para mí es muy difícil”, comentó María del Carmen.

Mientras que Beatriz Venegas manifestó que “Nos estamos dando cuenta de que a lo mejor estamos comiendo bien, pero se los he dicho una y mil veces, preferiría estar en mi casa, en mi hogar comiendo frijoles, huevo qué sé yo pero en mi casa, en mi hogar, independientemente de la construcción, en mi hogar, con mi familia”.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button