Llegan peregrinas de Irapuato a los pies de la Virgen del Tepeyac

peregrinas_tepeyec (2)
David Villanueva R.

Irapuato, Guanajuato

La peregrinación femenil de a pie al Tepeyac de la Diócesis de Irapuato llegó ante  la Virgen de Guadalupe en la madrugada del 8 de agosto.

Radiantes de alegría, venciendo el cansancio y las penas que atravesaron durante su camino, después de haber dejado a sus familias, hijos y amigos, más de 60 mujeres integrantes de la peregrinación femenil de a pie al Tepeyac, de la Diócesis de Irapuato, llegaron a postrarse ante los pies de la Reina de México, en su Basílica en el Distrito Federal.

A las 5 de la mañana, los cantos de “Virgen Guadalupana”, “Desde el Cielo una hermosa mañana”, inundaban la Calzada de los Misterios, donde la peregrinación femenil de la hermana Diócesis de Celaya, a la cual se unen las hermanas diocesanas, culminó su peregrinar de más de 10 días.

La Celebración Eucarística fue presidida por Irineo Ramírez Rodríguez de San Miguel de Allende, quién en representación del Obispo de Celaya, recibió a las peregrinas a pie de su diócesis, al igual fue acompañado por Enrique Oroz Razo, y otros de su Diócesis.

El párroco Irineo señaló que este caminar debe invitar a vivir en la generosidad, recordando que la Virgen María es el cimiento de la fe y el ejemplo de vida para toda mujer.

El encargado diocesano, Enrique Oroz Razo, exhortó a las peregrinas a que en sus comunidades enciendan la ‘chispa’ guadalupana para que otras mujeres se alisten en esta agrupación.

Por su parte el asesor espiritual, Juana Butanda Cuellar, de los Lobos Salamanca, manifestó que al venir por primera vez por una manda, vivió una experiencia que la lleno de amor, dicha y fortaleza.

Laura León Martínez, de San Felipe de Jesús de Irapuato, dijo que vino simplemente por el gusto de acompañar a sus  hermanas y visitar a la patrona de los mexicanos. Dijo que recibirán formación y un seguimiento espiritual durante todo el año.

Antes de entrar en peregrinación, las nuevas peregrinas fueron coronadas con una corona de flores y rosas, símbolo del amor a la Virgen de su bienvenida al recorrido, así como de obtener un compromiso de vida en la fe.

peregrinas_tepeyec (1) peregrinas_tepeyec (3) peregrinas_tepeyec (4)

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba