“Licha” y “Cacho” refrescan a los atletas de la deportiva desde hace 25 años

La familia abasolense ha sido parte de la trayectoria de varios deportistas, refrescándolos

Araceli mejor conocida como “Licha”, junto a su familia. Fotos por Francisco Somoza.

Abasolo, Guanajuato. Alicia Espinoza Contreras de 58 años de edad es una destacaba comerciante abasolense que hace más de 25 años fue bendecida al comprar su casa en la colonia Lomas del Sol.

Entre las calles, Emiliano Zapata y Río Papaloapan, se ubica una caseta de alimentos, bebidas y snacks, donde doña “Licha” y su amado esposo Alejandro, mejor conocido como “Cacho” han estado a cargo alrededor de 25 años.

“Todo esto comenzó con la idea de poner un negocio y empezamos con un pequeño súper, pero siempre le fiaba a la gente hasta que me quede en ceros, pues algunos no pagaban y decidimos quitar el súper y solo vender, aguas, refrescos y bebidas energizantes para todos los muchachos y muchachas que salieran de la deportiva”, externó Alicia.

Ya son más de 20 años de tradición en Abasolo.

La idea de cambio de giro del negocio, fue un éxito para los abasolenses y comenzaron a vender sándwiches, tortas y más, volviéndose una caseta popular y referente fuera de la Unidad Deportiva.

“Me acuerdo que cuando compramos esta casa, yo estaba muy triste porque fuimos los últimos en recibir los planos y ya todas las casas estaban escogidas, nos tocó esta y hoy en día doy Gracias a Dios, porque esta casa es una bendición”, dijo.

Los abasolenses tienen una hermosa familia integrada por dos hijos que les han regalado cinco maravillosos nietos. Para “Licha” y “Cacho”, su hogar ha sido una fuente de trabajo y una bendición pues ahí han encontrado el sustento de la familia por muchos años.

Cabe destacar que no todo ha sido “color de rosa”, los abasolenses han sufrido cuatro robos y otros solo han quedado en intentos, “se me han metido a robar como cuatro veces a la casa, dos por la casetita y otras dos veces por el patio de mi casa, han venido y me han amenazado con que les de todo el dinero si no me hacen algo, puro malviviente”, explicó.

La abasolense se despidió con un mensaje para todos, “Agradezco a cada uno de los clientes que han venido a esta caseta a comprar algo, para mí siempre será un placer recibirlos y poderles atender”, finalizó la señora Alicia.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button