La Golondrina casi seca y azolvada

El espacio se encuentra en sus niveles más bajos y con capacidad ya sólo del 70 por ciento de lo que supuestamente debería almacenar

Pénjamo, Guanajuato

La presa La Golondrina en Pénjamo, se encuentra en sus niveles más bajos y con capacidad ya sólo del 70 por ciento de lo que supuestamente debería almacenar. Aunado a sus problemas de captación, luego de la tromba que azotó hace años al municipio, ya no es permitido poner madera para poder tener más agua.

En Pénjamo la presa que en su momento fue inaugurada por el presidente de México Gustavo Díaz Ordaz, era un ejemplo de modernidad en aquellos años y tendría efectos positivos para los penjamenses, sin embargo, hoy en día carece de cuidados y mantenimiento profundo.

Aquí y en base en los datos ofrecidos por los encargados de la oficina de Usuarios de la Presa La Golondrina se benefician a 130 productores y un total de 580 hectáreas en tres comunidades o ejidos que son San José de los Sabinos, Labor de López y El Pedregal.

Aunque sigue siendo uno de los principales vasos captadores de agua de la región, existe un déficit de espacio de 1 millón 400 mil metros cúbicos de agua, que es algo así como dar de beber a 6 millones de personas en un día.

La Golondrina a la fecha sólo tiene un 30% de su capacidad y esa agua es parte del fondo que dejan los usuarios para mantener un equilibrio y a la vez dar espacio a que pescadores de la zona sigan produciendo.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button