La familia que elegimos nosotros

El desafío esta semana querido amig@ es mandar un mensajito positivo a algn@ de tus amig@s, ¡puedes invitarle un café y darle las gracias porque siempre ha estado ahí!

Por Alice Juárez

Poco a poco a lo largo de los años se va llenando un vagón, que suele ser reservado dentro del tren de nuestra vida, para personas muy especiales, regularmente comienza a ser abordado desde la infancia; van ocupando un lugar por algún tiempo y luego porque ya es el momento, bajan en alguna estación dejando casi siempre un hermoso recuerdo, algunas enseñanzas o unas cuantas lecciones, que nuestro corazón atesora para siempre.

Sin embargo, no todos abandonan dicho viaje, se han quedado a nuestro lado algunas personitas; amigos y amigas que poco a poco se han convertido en la familia que nosotros elegimos, con quienes hemos pasado de todo y sin ser un matrimonio hemos podido usar el término, “en las buenas y en las malas” esa gente grandiosa a quienes no les ha importado que tan grandes hayan sido los errores que hemos cometido y lejos de juzgarnos, nos han dado la mano para salir del atolladero donde quizás nos encontrábamos.

Estoy segura que todos hemos tenido al menos un amigo incondicional, un “compa” de los de “jalas o te ahorcas”, de esos que como dice una frase “son de pico y pala” y que sabes bien que no te van a dejar morir solo, y por ende tú tampoco a ellos.

Amigos de esos con los que hemos llorado, hemos reído y nos ha dicho nuestras verdades, con quienes luego nos enojamos, pero en el fondo sabemos que hacen todo porque quieren que estemos bien.

En esta ocasión querido lector, el tema de esta reflexión es simple y sencillamente para “honrar el valor de la amistad” y de esta manera agradecer a todas esas valiosas personas que sabemos que siempre han estado y aunque por el momento las circunstancias nos hayan obligado a guardar la distancia, seguirán estando en nuestra vida y por supuesto en nuestros corazones.

Creo sin lugar a dudas que en tiempos difíciles es cuando debemos mostrarnos más humanos, más empáticos, generosos, más solidarios, más sencillos, y absolutamente más amigos de quienes nos rodean y dar de gracia lo que Dios nos da, dar de gracia lo que de gracia recibimos.

En lo personal, te comparto que en estos últimos días he tenido la fortuna de contar con el apoyo de grandes amigos en diferentes situaciones, además han llegado amigos nuevos, personas muy valiosas a las cuales mi corazón ya adopto como parte de esa familia que yo elegí.

El desafío esta semana querido amig@ es mandar un mensajito positivo a algn@ de tus amig@s,

¡puedes invitarle un café y darle las gracias porque siempre ha estado ahí! Y yo por mi parte, creo que empezare desde ya… ¡Mil gracias a tod@s por regalarme su hermosa amistad!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba