Jorge “Filos” Laguna Hernández ídolo del barrio

Brilló con el equipo “Gallos Blancos” de Querétaro, pero también vivió amargo momento, al volcarse el camión donde viajaban los jugadores, falleciendo tres de sus compañeros

Por Chavalón

Irapuato, Guanajuato. Jorge “Filos” Laguna Hernández ídolo del barrio a los 15 años jugando para el Guadalupe Victoria, surgió del llano para formar parte del deportivo Irapuatense en la Tercera División y ascender con la “Trinca Fresera” del Irapuato de Segunda a Primera División Profesional de Futbol, querido y respetado por la afición.

Brilló con el equipo “Gallos Blancos” de Querétaro, pero también vivió amargo momento, al volcarse el camión donde viajaban los jugadores, falleciendo tres de sus compañeros.

Se retira a los 28 años de edad a consecuencia de una lesión en su rodilla derecha. Su ilusión: ¡Jugar en el equipo de sus amores, el Cruz azul!, pero no se dio la oportunidad; un orgullo  haber visto jugar a su hijo “El Gallito” Laguna con el Irapuato y Zacatepec, aunque también su retiro fue por lesiones.

“Filos” Laguna, como le conoce la afición es un caminante en la vida que ha pisado fuerte para ir dejando huella, heredándole a sus hijos los valores del respeto, amistad y humildad, un irapuatense agradecido con Dios, por darle la satisfacción de haber ascendido con el Irapuato, orgullo y felicidad que pocos jugadores pueden tener, así como el permitirle haber formado una bonita familia y todo se le debe al futbol.

El representante de NOTUS llegó a la casa de nuestro entrevistado y se llevó tremenda sorpresa, al intentar tocar el timbre sale un poderoso pastor alemán, como fiel guardián nos metió tremendo susto. Posteriormente sale Jorge y calma a su “guarura”, abre la puerta de su hogar y nos invita a pasar.

Jorge siempre respetuoso y sencillo, nos presenta a su esposa lidia Avilés y a sus hijos; Merari, Jorge Osvaldo y Cynthia, familia unida, feliz con una visión de superación. Proviene de una familia futbolera, su padre Eliseo Laguna y su mamá, Esperanza Hernández, siempre le apoyaron, fueron diez hermanos siete hermanos  todos juegan futbol, además de tres mujeres. Su hermano Adrián jugó en el Irapuato y “Delfines” de Abasolo.

Sentado cómodamente en un sillón un poco nervioso, espera las preguntas y empieza a recordar y narrar sus vivencias en el futbol.

¿Quién te dio la oportunidad de jugar profesionalmente?

“Hugo Luis Lenciona, quien por cierto es mi padrino, él jugó en el equipo Irapuato, llegó para quedarse en esta ciudad, es una gran persona apoyó muchó a jugadores locales; él no únicamente me dio la oportunidad de debutar en el Deportivo Irapuatense de la Tercera División,  además me abrió las puertas de su casa  en varias ocasiones me invitó a comer y me dio consejos, estoy muy agradecido con él”.

¿Cómo supo de ti, te vio jugar?

“Me vio jugar con el equipo Guadalupe Victoria, pero me mandó llamar con Fernando “Chato” Durán, quien ya estaba en el Irapuatense, además vivía cerca de mi casa. Me presentó platicó con él y debutó en 1978, jugué hasta la temporada 79, siempre  como interior derecho o enlace, por mi habilidad y técnica era pasador, conectado con la delantera aunque también hacía goles”.

¿Qué jugadores recuerdas de ese Irapuatense?

“A Fidel “Guaracy” Zavala, actualmente agricultor en Abasolo, “Cebollo” García, Guadalupe Zaragoza, Pascual Patlán, “Goyo” Negrete, Miguel Angel Balderas. Había buen equipo y compañerismo”.

¿En qué temporada llegas al Irapuato?

“Llegó en la temporada 79-80, me llamaron a mí y a otros cuatro jugadores más. El técnico era Manuel Cerda Canela, después llegó “Paco” Cisneros, los otros amigos fueron: Patlán, Regalado, “, Armando Córdoba y “Cebollo”, pero ya estaban jugadores como  jugadores cómo: “Chato” Durán, “Avestruz” Rodríguez, Shaffino, Raymundo Aguilar Medina, “Pueblito” Ramírez, “Coco” Cortez, “Pollo” Ruíz”.

¿Con cuál entrenador jugaste la mejor temporada?

“Uno de ellos fue el “Pistache” Torres, en la 83-84, me daba mucha confianza y a todo el equipo, si recuerdas había bajado el Irapuato a la Segunda “B”, después se compró  Valladolid, estaban como directivos los hermanos Zavala, “Pepin” Vanzini y Leonel de la Rochaasce, eran derechos de  Segunda División  “A”. “El Pistache” venía del Atlas, después regresó a ese equipo y vino Diego Malta con quien logramos ese ascenso, pero de todos los entrenadores aprendes algo”.

¿Qué significa ese ascenso en tu carrera profesional?

“Uno de los máximos logros que pueda tener un futbolista profesional, recuerdo bien fue esa temporada 84-85, 23 de Junio de 1985, después de ganarle al Pachuca. ¡Fue una gran alegría!, la afición se volcó nos recibió en grande, Diego Malta era el entrenador y festejar con grandes amigos como Anselmo, Ramón Hernández, “Chuy” Montes, “Willy” López, Teodoro Orozco, Pepe Ledesma, Herrera, Lira entre varios más, inolvidable!.

¿Amarga experiencia viviste con “Gallos” Blancos?

“Después de más de cinco temporadas de jugar con el Irapuato, y tras el ascenso sufro lesión de meniscos, me operaron y no tengo cabida en el equipo, voy a probarme  con el Santos, no tengo suerte, me llama Nacho Martínez de La Piedad, pero no me arreglo  en lo económico y se me presenta la oportunidad de ir con los “Gallos Blancos” de Querétaro, lo traía el Profesor Toño Ascencio y me encuentro con amigos como Gurrola, Joel Anguiano, “Rana” González, juego una temporada, pero regresó al Irapuato, con Oscar Maldonado como entrenador, pero a falta de oportunidad regreso a “Gallos”.

“Fue en la temporada 86-87, estando como entrenador Luis Alvarado, hacemos en Segunda División, una gran temporada llegamos a la “Liguilla” el 10 de mayo de 1987. Nunca nos imaginamos la tragedia que íbamos a vivir. Jugamos de visita en la final por el ascenso ante Correcaminos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas empatando a 0 goles y cuando veníamos de regreso se vuelca el camión”.

“Se cumplieron 33 años de la tragedia, cuando regresábamos de Ciudad Victoria, cerca de las siete de la tarde en la carretera México-Piedras Negras, ese día estaba lloviendo se suscita el percance, dejando como saldo la muerte de tres jugadores, Agustín Jiménez, Gerardo “Pillo”Orona y René Montalvo, los que quedamos lesionados y otros ilesos, asustados, nerviosos buscamos y rescatamos a los compañeros fallecidos, fue algo terrible. También salió herido el entrenador”.

“Estábamos viviendo una pesadilla. Después nos dieron quince días para recuperarnos física, pero no mental ni anímicamente y presionaron para que se jugara la final, fue en el Estadio Azteca, ahí volvimos a empatar a 0, nos fuimos a penales y perdimos. Esa había sido otra de mis mejores temporadas, pero la más terrible por los acontecimientos vividos”.

¿Porqué tu retiro tan joven?

“Las lesiones no me dejaron, tenía 27 años, iba a cumplir 28?

¿En qué equipo te hubiera gustado jugar?

“En el Cruz Azul, tuve esa ilusión, pero no se dio, no me tocaba”

¿Recuerdas cuántos goles anotaste como profesional?

“No era delantero, como te dije era pasador o en ocasiones jugaba de contención, pero si llegué a anotar entre 70 y 80 goles, por mi habilidad y tiro de media distancia, en un juego con “Gallos” anoté tres”.

¿Saliste del Guadalupe Victoria donde eras ídolo al profesionalismo?.

“Sí empecé en la L.I.F.A., el equipo era de mi tío, Marcos, pero también jugaban mis tíos, Jesús, Marcelino y mi hermano Pancho. Ahí anoté varios goles, después salí al profesionalismo”.

¿Tu primer sueldo y el que tenías cuando te retiraste?

“En el Irapuatense me dieron 400 pesos y cuando me retiré, ya ganaba entre 22 y 25 mil pesos”.

¿Tienes título entrenador profesional?

“Claro, he entrenado a dos equipos de Tercera División, al Tecos Salamanca y al Real Irapuato, estuve en el Tecnológico de Monterrey y voy a cumplir 20 años entrenando en el Instituto Irapuato”.

 Para concluir: ¿Te gustaría entrenar un equipo de Primera División?

“Sí es algo que me ilusiona, creo que después de ser jugador, el sueño es ser entrenador de Primera División, sólo hay que esperar la oportunidad”. Quiero agradecerte a ti y a NOTUS, esta entrevista, que para nosotros es una motivación más en nuestra carrera deportiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar