Hablemos de discapacidad

¿QUÉ ES?

Para comenzar, es necesario saber qué es la “discapacidad”, siendo su definición: Toda persona que por razón congénita o adquirida presenta una o más deficiencias de carácter físico, mental, intelectual o sensorial, ya sea permanente o temporal.

Sin embargo, la principal discapacidad no se presenta en aquellas personas que tienen alguna de estas condiciones por el simple hecho de presentarla, la discapacidad se manifiesta “al interactuar con las barreras que le impone el entorno social”, lo que, en muchos casos, puede impedir su inclusión plena y efectiva en igualdad de condiciones con los demás.

LA DISCAPACIDAD ESTÁ LATENTE

También es necesario saber que cualquier persona puede estar en esta condición, todos, en cualquier momento de nuestra vida, podemos presentar una discapacidad.

Pero, ¿por qué se presenta la discapacidad?, existen diversas situaciones, como los factores congénitos, los hereditarios, los accidentes, las enfermedades degenerativas, metabólicas, etc.

La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, aprobada por la ONU en el año 2006, define de manera genérica a quien posee una o más discapacidades como: persona con discapacidad

Según el último censo, que data del año 2010, en Irapuato existen más de 18 mil personas con discapacidad, siendo su condición: Intelectual, Auditiva, Visual y Motora.

TÉRMINOS DISCRIMINATORIOS

También es necesario conocer que los términos «discapacitados», «ciegos», «sordos», etc., aun cuando son correctamente empleados, pueden ser considerados despectivos o peyorativos, ya que dichos términos «etiquetan» a quien vive con una discapacidad, lo cual se interpreta como una forma de discriminación.

Si nos vamos al origen de las palabras, nos podemos dar cuenta que, aunque se mencionan o escriben de forma cotidiana, sea por costumbre o modismo, éstas son mal empleadas, por ejemplo, la palabra minusválido.

MINUSVÁLIDO. (Adjetivo) Persona que padece una minusvalía (menor valía, falta o limitación).

Entonces diríamos que está persona, por tener una limitación ¿vale menos?, ¿su condición física hace que valga menos como persona que otras con condiciones físicas diferentes?

Hay que recordar que todos somos seres humanos y el uso correcto de las palabras nos permite ser inclusivos y respetuosos de nuestras diferencias.

TÉRMINO ACEPTADO

Los vocablos lisiado, defectuoso, incapacitado e inválido, fueron utilizados de forma frecuente en la década de los años 80´s. Siendo a partir de 1981, por la influencia de la declaración del Año Internacional de las Personas Discapacitadas, que se comienza a escribir y mencionar por primera vez la expresión “persona con discapacidad”.

Añadir la palabra persona, y que –discapacidad- pase a ser un adjetivo, fue una gran novedad en aquella época.

En un comienzo existieron reacciones de sorpresa y espanto frente a la palabra persona: «¿de verdad?, ¿los deficientes son personas?”, decían algunos, sin embargo, justo el comenzar a sugerir el uso de palabras incluyentes fue permitiendo derribar esas barreras que de forma inconsciente vamos construyendo.

Poco a poco entró en uso la expresión -persona portadora de discapacidad-, frecuentemente reducida para portadores de discapacidad.

A mediados de la década de los 90s, comenzó a utilizarse la expresión “persona con discapacidad”, la que permanece hasta hoy en día, ya con mayor aceptación.

4 DISTINTAS DISCAPACIDADES

La discapacidad intelectual se caracteriza por una disminución de las funciones mentales superiores (inteligencia, lenguaje, aprendizaje, entre otros), así como de las funciones motoras.

Esta discapacidad abarca toda una serie de enfermedades y trastornos, dentro de los cuales se encuentra el retraso mental, el síndrome Down y la parálisis cerebral.

La auditiva es un déficit total o parcial en la percepción auditiva. Es necesario señalar que si se pierde esta capacidad de forma parcial se denomina “hipoacusia” y si se pierde por completo se llama “cofosis”, además puede ser unilateral o bilateral.

La visual es una condición de vida que afecta la percepción de imágenes en forma total reduciéndose en ocasiones a una mínima percepción de luz, impidiendo que la persona reciba información visual del mundo que le rodea.

Y la motora, siendo esta clasificación la que cuenta con las alteraciones más frecuentes, las cuales suelen ser secuelas de poliomielitis, lesión medular (parapléjico o cuadripléjico) y amputaciones.

TRABAJO Y ACCIONES

A través de la Dirección de Inclusión Social para Personas con Discapacidad del Sistema DIF Irapuato, se impulsa con un enfoque de igualdad y no discriminación el desarrollo de las personas con discapacidad.

En los últimos tres años de trabajo se ha colaborado para que diversas empresas brinden espacios de trabajo a personas con discapacidad y es importante mencionar que DIF Irapuato cuenta con uno de los cuatro Centros de Evaluación de Habilidades Valpar del Estado, gracias al apoyo de la Secretaría de Desarrollo Económico Sustentable.

Este centro permite identificar habilidades, necesidades y aptitudes de las personas con discapacidad, con el objetivo de producir oportunidades de trabajo. Con la evaluación, las empresas pueden ubicar a los candidatos en donde mejor se pueden desempeñar y ser más productivas. Esto impulsa el desarrollo de las y los trabajadores con un trabajo digno, y al mismo tiempo, contribuye a que las empresas cuenten con personal calificado.

Gracias a estos esfuerzos, un total de 94 personas con discapacidad han logrado un empleo digno y remunerado en los últimos 3 años, siendo 31 en 2016 (22 hombres y 9 mujeres); 40 en 2017 (34 hombres y 6 mujeres) y 23 en el presente año (14 hombres y 9 mujeres).

Las empresas que han sido incluyentes y se han beneficiado con trabajadores comprometidos son: SRG Global, Marquardt, Kromber, Cibeles, Cinepolis, Mextruflim, GM, Hella, ConAgra Foods, Ford, Topura, Pasale, Inalfa y por supuesto DIF.

Mediante talleres de inclusión, se brinda la oportunidad a familiares de personas con discapacidad a poder vivir y convivir con dignidad.

La discapacidad, más que física es mental, pero no de quienes viven esta condición, sino del entorno social. Vale la pena hacer un momento de análisis y ver a los discapacitados o discapacitadas como las personas que son, sin limitantes y si con ánimos de salir adelante.

“Mi discapacidad ha abierto mis ojos para ver mis verdaderas habilidades”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba