“Fabo” Rodríguez, al tocar por primera vez la batería, supo que era lo suyo

Para él, ser baterista y docente en el ámbito musical, han sido su pasión y fuente de gran admiración entre su familia, amigos, alumnos y fans

Con 42 años, el baterista Fabián Rodríguez Gallardo «Fabo»

Irapuato, Guanajuato

Con 42 años, el baterista Fabián Rodríguez Gallardo relató cómo supo por primera vez que su pasión nacería de aventarse a tocar la batería sin dominarla aun, en un ensayo en el cual se ausentó el baterista de la banda para fiestas a la que pertenecía en su adolescencia, puesto que él en aquél entonces era guitarrista.

“Habíamos dos guitarristas y para no perder el ensayo, yo me brinco a la batería, pues… ¿qué tan difícil ha de ser? Y para la sorpresa de todos la toqué bien” Comentó Fabo.

De aquella vez, sus amigos de la banda le afirmaron que tocaba mejor que el baterista original, y desde esa experiencia, supo que la batería era lo suyo y se enamoró del instrumento.

Al principio…

Hijo de un músico, del señor Marcelo Rodríguez Mata, Fabián tuvo instrucción musical desde muy joven.

“Teníamos instrumentos como el piano, guitarras tanto eléctricas y acústicas, bajo y lo primero que aprendí fue a tocar teclado y guitarra.” Dio a conocer el baterista.

Estudió Percusión en el Conservatorio de las Rosas en Morelia, no terminó la licenciatura, porque también le llamó la atención la producción musical, de ahí se pasó a estudiar a la Ciudad de México a la escuela G. Martell dicha carrera la cuál culminó.

Se dio cuenta que la batería y la producción musical van muy de la mano, entre la armonía, ritmo y métrica, por lo que recomendó que es de vital importancia estudiar la armonía como baterista para entender muchas cosas.

Notables influencias

Entre sus principales influencias e ídolos bateristas están John Bonham de Led Zeppellin pues comentó que era un baterista muy irregular que tocaba toda una composición armónica, melódica y rítmica fuera de la base común de los estándares conocidos, así como otros grandes que también se dedicaron a la producción, como Phil Collins de Genesis, Keith Moon de The Who, Ginger Baker de Cream, por mencionar algunos.

Trabajo y trayectoria musical

Dentro de su trayectoria musical ha colaborado con artistas famosos como Víctor García, en el que le invitaron a grabar la batería en uno de sus discos en un estudio de un amigo de Morelia, ha trabajado para Mario Domm, ha tenido tocadas con Víctimas del Dr. Cerebro, Aleks Sintek, Kalimba, cubrió a Giovanni Figueroa baterista de Ricardo Arjona, que por motivos de salud no pudo tocar en dos de sus conciertos.

Tuvo propuestas hace unos 4 años para trabajar e irse de gira con Alex Ubago en Latinoamérica, España y México, aunque prefirió permanecer con sus trabajos actuales, ya que le preocupaba más la solvencia económica más que la fama, ya que para él a estas alturas no tiene mucho peso, aunque si le hubiera tocado hace unos 15 años, afirmó que si le hubiera gustado participar.

Su primer proyecto de banda en Irapuato fue “Fusión”, en el que tuvieron muy buen impacto puesto que estaban tocando en casi toda la república mexicana, estaban en una cadena hotelera a varios lugares y varias playas.

Una vez que se deshizo “Fusión”, fundó la banda “Retro” con unos amigos de él de Valle de Santiago, que también se quedaron sin banda, y luego se fueron saliendo y fue cuando integró a músicos locales y hasta la fecha el grupo sigue vigente y en noviembre cumplen 18 años de carrera.

Fabo mencionó que esta banda siempre ha trabajado, que ha sido muy bendecida, tienen años sin descansar, aunque cabe aclarar que en alguna ocasión descansaron como 3 fines de semana y de ahí la banda no ha parado de tocar en bares, restaurantes e incluso eventos privados.

Entre sus proyectos personales, está el programa de internet en vivo “Tómala barbón” en el que hacía entrevistas a bandas, a solistas, todo lo que tiene que ver con la farándula además de tintes políticos y sociales en su contenido también, por lo pronto decidió pausarlo, ya que afirmó que como todo lo hacía por su cuenta en solitario, se abrumó con la carga de trabajo, por lo que necesita encontrar a compinches que les interese y tengan la misma visión para impulsar de nueva cuenta el programa.

Respecto a proyectos musicales personales a futuro, señaló que todas las cosas llegan a su debido tiempo, vendrá el proyecto indicado para hacer música propia, sin el afán ya tanto de recibir ganancias, sólo por el puro placer de componer y escuchar su material.

La docencia como su bendición

Otra de sus bendiciones afirmó, es la de dar clases de batería, es docente desde hace doce años, y se divide sus tiempos actualmente entre el Tecnológico de Monterrey Campus Irapuato y Musical Córdova.

Fabián enfatizó que las clases le llegaron a cambiar varios aspectos de su vida, ya que comentó que se trata de un aprendizaje mutuo, y en este intercambio de datos y experiencias de varias índoles, se dio cuenta que con su forma de dar cátedra, se ha ganado el respeto, aprecio y admiración de sus alumnos, al grado que se han referido a él como un excelente maestro, además de consejero y un gran mentor.

“Aquí se siente el cambio, se nota un cambio y vienen los papás muy agradecidos, para mí es mi manera de trascender” dio a conocer Fabián acerca de determinadas situaciones difíciles que han padecido algunos de sus estudiantes que llegaron a tomar clases con él, pues el asistir a sus clases, su apoyo y consejo en conjunto con tocar batería les ha ayudado a superar diversas circunstancias.

“Me cambió la vida cañón, me enorgullece un montón, es increíble y es muy satisfactorio… dar se te regresa y al 101 por ciento” finalizó el maestro Fabián Rodríguez.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar