Ex migrante de Pénjamo, vende nopales en Abasolo

José Reyes es un hombre de 60 años que se había ido a los Estados Unidos en busca del llamado “Sueño Americano” y cuando regresó lo que hizo fue vender nopales en Abasolo

Abasolo, Guanajuato.- El penjamense José Reyes de 60 años es un ex migrante que a la fecha se dedica a vender nopales afuera del mercado Lázaro Cárdenas, en Abasolo para poder mantener a su esposa.

El hombre relató que camina a un cerro para cortar nopalitos tiernos, quitarles las espinas y venderlos, detallando que desde hace 35 años ha dedicado su vida al trabajo y al comercio; aunque mencionó que ha tenido a lo largo de su vida otros oficios.

“En mi juventud nos íbamos a las pizcas del algodón en Mochis, Sonora, a cortar frijoles para el estado de Sinaloa, luego Mexicali, nos íbamos a la aventura. En ese tiempo no había nada de trabajo, del 1984 en adelante empecé en Estados Unidos” dijo el comerciante.

José Reyes recordó que la secundaria era de paga, por ello, aunque quisiera dijo que no pudo aspirar a nada más porque se iba a pastorear ovejas y otros animalitos y sus papás no podían pagarle la educación básica.

“Nosotros no tuvimos oportunidad, mi papá cuando salimos de la primaria nos mandó a pastorear unos animalillos que tenía, vacas y chivas y en ese tiempo la secundaria era de paga, no era como ahora que es gratuita y eso tenía que pagar uno, era más difícil”, recordó el vendedor.

El vendedor tiene 4 hijas, dos de ellas ya tienen una carrera y un matrimonio de 32 años, donde ha estado apoyado por su esposa en las buenas y las malas; el ex migrante mencionó que su esposa se dedica al hogar y a hacer menudo en Pénjamo para venderlo los domingos.

Su día comienza entre las 5 y 6 de la mañana para ir por el producto y viajar a Abasolo. El comerciante aseguró que los nopales de cerrito son los más naturales, mientras que el que venden usualmente en los supermercados supuestamente contienes 5 agroquímicos.

“Casi todo el nopal del cerro es bueno, es el mejor porque no tiene ningún agroquímico, y todo el nopal que es cultivado que venden así por kilos en los mercados, casi todos, la mayoría es puro nopal continuado y tienen que agregar químicos: sulfato de amonio, fertilizantes, la urea, insecticida y herbicida” finalizó el señor José Reyes.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button