«Es poco lo que vendo, pero más grande el cariño que le tengo», comerciante de Salamanca

Siendo técnico instrumentista y agricultor, José Antonio decidió dedicarse al comercio, debido al cariño que le tiene a su local, herencia de su familia, en el mercado Tomasa Esteves de Salamanca

Salamanca, Guanajuato.- “Es poco lo que se vende, pero es más grande el cariño que le tengo, es un negocio que atesoro, porque es el legado de mi padre y de mi abuelo” dijo José Antonio, comerciante del mercado Tomasa Esteves en Salamanca.

Siendo técnico instrumentista y agricultor, José Antonio decidió dedicarse al comercio, trabajo que le inculcó su familia desde pequeño y a quien tiene un gran cariño, pese a las dificultades que en los últimos dos años hasta la fecha, ha tenido que enfrentar.

El local de plásticos y abarrotes que actualmente se ubica en el mercado Tomasa Esteves,  fue fundado por don Sotero Antonio (q.e.p.d.) en el año de 1953, iniciando originalmente en el mercado antiguo de  la Plazoleta  Miguel Hidalgo en Salamanca.

En el año de 1971, se inauguró el mercado Tomasa Esteves, funcionando como el nuevo sitio donde fueron reubicados los comercios del antiguo lugar y a su vez, este local pasó a ser atendido por el señor J. Sacramento, (q.e.p.d. ) hijo de don Sotero.

Actualmente, José Antonio, hijo de J. Sacramento y nieto de don Sotero, es el encargado desde hace 23 años de atender el negocio familiar que ha pasado de generación tras generación.

Por su parte, el comerciante mencionó las difíciles experiencias que ha vivido en este lugar debido a la inseguridad, además de la poca venta que ha tenido desde que inició la pandemia del Coronavirus.

“La peor experiencia que he vivido fue cuando se suscitó la racha de balaceras en contra de varios comerciantes, había un corredero de personas gritando, yo entré en pánico, bajé la cortina de mi local y me tiré al suelo, pensando que en cualquier momento me podía tocar a mí, pues los matones estaban en el local de atrás tumbando al jitomatero” dijo el comerciante.

Otra de las experiencias difíciles de la que José Antonio dice no poderse reponer, es la crisis económica por la pandemia del Covid-19, argumentando que en ocasiones no le sale ni para surtir, situación por la que su negocio actualmente carece de mercancía.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba