En Guanajuato la vida no vale nada

Hay generaciones de niños que a diario viven con un aspecto cruel que se ha vuelto común y que aún no ha sido medido.


Guanajuato, Guanajuato

En Guanajuato la vida no vale nada, aquí los homicidios y la realidad de su impacto ya son inmedibles, no porque no se puedan palpar, sino porque hay generaciones de niños que a diario viven con un aspecto cruel que se ha vuelto común.

Tan sólo en el primer semestre de 2019, el estado de Guanajuato ocupó el primer lugar nacional en homicidios dolosos: se cometieron mil 383, según cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública y de ahí gran parte de ellos, fueron personas asesinadas y expuestas ante los ojos de la sociedad.

El impacto de una persona asesinada es incontable e irrepetible, porque después de ver al menos el cuerpo de alguien que perdió la vida a través de las manos de otro es algo único que jamás de olvida y que ocasiona o bien temor o bien simplemente un hecho de asombro solamente.

A diario en Guanajuato y en México, asesinan a personas; una de las formas que se han vuelto habituales, es el uso de personas armadas en motocicletas que en movimiento, disparan contra su víctima y lo hacen a cualquier hora, lugar y espacio.

En las escenas más crueles, usualmente aparecen los niños como parte de ese momento de visión, pero sin conocer que ese desagradable episodio, se puede convertir en una película que en el futuro se puede armar de diferentes maneras.

Por lo pronto, los ojos de los niños en estos casos, forman parte de esas estadísticas sociales y psicológicas en las que no existe un estudio, repercusiones e indicaciones para evitar un daño que posiblemente en menos de una década podría tener efectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar