“En dos años se echó a perder mi vida”, Dionisio Martínez

Pese a perder a su familia y ser amputado de su pierna, Dionisio no se rinde en la vida

Manuel Doblado, Guanajuato.- Nacido en Mexicali Baja California, criado en la comunidad de Agua Caliente Silao y ahora viviendo en Manuel Doblado, Dionisio Martínez compartió como es que su vida se volvió un caos; tras el asesinato de su hijo, la pérdida de su pierna, la muerte de su esposa y el matrimonio de su hija, el hombre de 49 años expresó que su vida se echó a perder en dos años.

Todo comenzó en Silao, Dionisio era contratista con una vida normal como la de cualquier otra persona. Pero su hija salió embarazada, por lo que tuvieron que casarla, justo veintidós días antes de la boda, su esposa perdió la vida debido a un paro cardiaco.

“Yo tenía una familia muy unida, y en dos años se echó a perder mi vida, mi hija sale embarazada y la Íbamos a casar, pero mi esposa murió justamente 22 días antes de casarla, me deprimí muchísimo”, dijo Dionisio.

Tratando de llevar su vida normal, justo al año del aniversario luctuoso de su esposa, Dionisio recibió la noticia de que su hijo fue asesinado en León.

“Justo al año de que falleció mi esposa mataron a mi hijo en León, los ministeriales me dijeron que lo habían atropellado, pero no creo, porque ese día le habían pagado su semana y sus vacaciones, entonces pues no creo que murió atropellado”, expresó Dionisio.

Tras la muerte de su hijo, el hombre entró en depresión total, dejando de tomarse sus medicamentos para la diabetes. Un día en el trabajo, Dionisio sufrió un accidente, que le hizo perder la pierna.

“Perdí mi pie porque me encajé un clavo y como acababan de matar a mi hijo, con la depresión y el no tomar mi medicamento pues mis defensas fueron muy bajas, y la gangrena no se pudo detener.”, explicó el hombre.

Tras perder la pierna, Dionisio fue llevado a Manuel Doblado por su hermana, quien vive en dicho municipio, ahí, comienza a vender dulces para tratar de seguir con su vida, aunque aún recibe ayuda de su hermana a quien le hizo la promesa de salir adelante.

“Yo comencé a rentar aquí, aquí también vive mi hermana y ella me trajo del hospital para acá, pero no quiero molestarla porque también tiene sus hijos, yo trato de apoyarla también a ella porque me ayudó mucho y eso se lo prometí”, argumentó Dionisio.

Tras establecerse en Manuel Doblado, la hija de Dionisio acudió a él para que la apoya en su economía, pues su esposo no trabaja. Cosa que le duele al hombre de 49 años de edad.

“Cuando mi hija se casa, después de tiempo su esposo se empieza a drogar y ella quiere estar con él y me es difícil porque a veces mi hija me habla para que la apoye con algo económico porque él no trabaja y pues si me duele no poder ayudarle.”, externó Dionisio.

Pese a todas las adversidades, el comerciante ha encontrado un ritmo de vida.

“Salgo a las 8:30 de la mañana y siempre me tomo mi té de arándanos con chía para ponerme mi insulina, ya luego regreso a la farmacia para recoger mis dulces, y ya me ando yendo a las 5 o 6 de la tarde, dependiendo de cómo me vaya, no lo niego, hay ocasiones en las que ando triste, me deprimo mucho, pero trato de salir adelante”, compartió el hombre para Notus Noticias.

Finalmente, el comerciante mandó un mensaje a la sociedad que se interesó en su historia.

“Que se cuiden mucho, que no caigan en los vicios, que le echen ganas y si hay alguien que me quiera apoyar con mis dulces se lo agradecería de mucho corazón”, finalizó Dionisio Martínez.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button