“El mamey”, toda una tradición de comercio en el centro de Abasolo

Ismael, mejor conocido como "el mamey", junto con su esposa María diariamente salen al centro de Abasolo a vender fruta de temporada para el deleite de la ciudadanía

Don Ismael Arellano y su esposa María del Carmen Alvarado, juntos han llevado este noble negocio durante 23 años deleitando los paladares de quienes le consumen. Foto por Francisco Somoza

Abasolo, Guanajuato.- Ismael Arellano Navarro de 45 años y María Carmen Alvarado Sánchez de 40, son un feliz matrimonio abasolense que día a día salen a la plaza principal de Abasolo a vender fruta de temporada para deleitar y refrescar a la gente que pasea por el centro.

Misael Arellano, mejor conocido como “el gordo”, fue comerciante, el cual le sirvió al pueblo abasolense por más de 45 años vendiendo fruta, raspados, garbanzos, elotes y cacahuates, lamentablemente hace un 1 año falleció.

Abasolo lugar donde los emprendedores pueden destacar en cualquier rama del comercio. Foto por Francisco Somoza

Mientras que Ismael mejor conocido como “el mamey” y su esposa continúan con el legado, que algún día el señor Misael, dejó.

“Ismael y yo nos conocimos aquí en la plaza principal de Abasolo y fuimos más amigos cuando visitamos a Cristo Rey, con el tiempo nos hicimos novios, duramos 2 meses de novios y llevamos 23 años de casados”, externó María.

El matrimonio de comerciantes abasolense tiene una hermosa familia conformada por 3 hijos, Misael de 22 años, Ana Cristina de 19 y María Guadalupe de 16, quienes han sido testigos de la entrega de sus padres día a día para sacarlos adelante.

“Yo no estudie, mi papá a todos nos dio estudio, pero uno es más burrillo y yo solo quería ayudarle a trabajar, desde que supe a contar y hacer cuentas me quede a su lado apoyándolo y ahora con mi esposa y mis hijos seguimos en el mismo rumbo”, dijo Ismael.

“El mamey”, disfruta mucho trabajo y sobretodo poder compartirlo con su familia, donde juntos pueden pasar las tardes sin ningún problema.

“Disfruto mucho estar con mi esposa, estar juntos, nos cuidamos uno al otro, yo creo que por eso nos hemos llevado bien, el día que no viene siento que algo me hace falta o viceversa”, explicó Ismael.

Una deliciosa y refrescante botana que puedes disfrutar en el centro de Abasolo. Foto por Francisco Somoza

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba