El desierto de Abasolo

Abasolo, Guanajuato.- La aridez dibuja lo que podrían ser los mejores paisajes y postales de Abasolo, no es solo la falta de árboles, de vegetación o de agua, es la constante contaminación que por negligencia y omisión de autoridades y pobladores, tienen a Abasolo en lo que pareciera un desolado desierto.

Pese a que este lugar tiene impresionantes estampas al estar asentado en las laderas de majestuosas rocosidades, el caminar por sus  calles y conocer los detalles de sus problemáticas te hacen voltear a ver otra realidad pese a sus más de 6 jardines o áreas “verdes” con las que se cuentan en la cabecera municipal, no todas pueden llevar ese adjetivo.

Es irónico que se conozca a Abasolo como atractivo turístico y famoso por sus manantiales de aguas termales que alberga a paradisiacos lugares para vacacionar y que atrae a turismo de todo el país cuando la ciudad nos muestra una cara muy distinta. Es triste ver los parques con árboles secos y en muchos casos hasta carentes de ellos.

Si bien es cierto que cada año hay campañas de reforestación y que la donación de árboles es constante todo el año a través de la dirección de ecología a los pobladores, la falta de cultura de la gente y la falta de atención de las autoridades para darles riego y el cuidado correcto a esas acciones, nulifican cualquier esfuerzo que al respecto se realice.

De acuerdo a cifras proporcionadas por la dirección de ecología municipal a cargo del ingeniero ambiental Sergio Martínez, desde el inicio de la actual administración a la fecha, se han donado y plantado mil 339 árboles en diversos puntos del municipio. Sin embargo reconoció, la gran mayoría han sido en la zona rural debido a que es en estos lugares donde los pobladores tienen mayor cultura para la plantación y cuidado de un árbol.

“La gente ha sido capaz de arrancar los arbolitos donde se ha reforestado” dijo el ingeniero Martínez al ser cuestionado sobre el índice de sobrevivencia que éstas plantas han tenido. Aunque también apuntó  que es mínimo el número que se ha perdido por diversas circunstancias, es notorio que en zonas como el parque Miguel Hidalgo donde se llevó a cabo una campaña de reforestación, esos árboles, son solo una sucesión de varitas que no tienen ni ramas y mucho menos hojas.

“Esperamos que en esta temporada de lluvia se rescaten esos árboles” señaló Sergio Martínez quien además dio a conocer que actualmente en el vivero municipal se cuenta con 2 mil 503 árboles de 1.3 a 2 metros de altura ya, listos para donarse a quien lo solicite y para ser plantados en áreas a reforestar como el camino a Boquillas donde se rehabilitará el camino y la constructora encargada de la obra, solicitó plantas para reforestarlo.

La verdad es que no existe un encargado formal de estar pendiente de espacios como dicho parque, donde quien hace las veces de cuidador y habitante del parque no cuenta con los recursos y herramientas para regar un área de ese tamaño pues por parte de ninguna otra área municipal se le da riego o mantenimiento adecuado.

La misma área de ecología municipal ha informado sobre las diversas campañas de limpieza que de forma independiente o en coordinación con vecinos y programas como “Limpiemos nuestro México” se han realizado para cambiar la imagen de estas áreas verdes, sin embargo fuera de esas jornadas el panorama nos muestra una constante presencia de basura en éstas áreas “verdes”.

El impacto en la salud

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en una ciudad se requieren 10 árboles por persona para mantener un ecosistema saludable y mitigar los efectos de contaminación en un ambiente regular. En ese sentido, cabe recordar que una de las principales actividades económicas del municipio es la fabricación de ladrillo.

Los ladrilleros representan el sector productivo más importante y es cierto que toda industria genera una carga contaminante al medio ambiente, sin embargo malas prácticas como el uso de plásticos y otros agentes para llevar a cabo la combustión que la actividad requiere, abonan mucho a los índices de contaminación en esta zona que no puede ser contrarrestada por los árboles, porque no hay los necesarios para ello.

De acuerdo a información obtenida con el ingeniero ambientalista del área de ecología, en el municipio se cuenta con una estación de monitoreo de la calidad del aire y la única contingencia ambiental que se ha registrado en el municipio fue hace un año cuando ocurrió el incendio del corralón del rastro. Pero es innegable que existen prácticas regulares en el municipio que contaminan el medio ambiente.

En ese sentido explicó, falta cultura en la gente para dejar de quemar la basura, para cortar la hierba seca en lugar de prenderle fuego e incluso a los campesinos para dejar de hacer las quemas agrícolas, “tenemos un acuerdo con la Procuraduría del Ambiente y Ordenamiento Territorial (PAOT)  para vigilar que no se haga quema de esquilmo y sancionar a quien lo haga” para ello el área cuenta con 1 inspector, 1 ayudante y el director, lo que obviamente resulta insuficiente aunado a las acciones que ya se realizan en el área.

Así entonces Abasolo con todo y los idílicos oasis de sus balnearios, sobrevive en medio de una ambiente árido y contaminado ante la indiferencia de autoridades y pobladores que poco a poco van dejando sumirse en la basura y la sequía sus parques y jardines.

 

Sabías que…

La donación de un árbol, es a quien lo solicite y para lo que solo se pide una identificación, la información donde será plantado y el compromiso de cuidarlo, los donativos de árboles en el vivero local son provenientes de instancias como Sedena, Conafor y “Gigante Verde” de ahí que actualmente se tiene un número importante de árboles que no han sido plantados.

 

CONTEXTO:

De acuerdo a cifras proporcionadas por la dirección de ecología municipal a cargo del ingeniero ambiental Sergio Martínez, desde el inicio de la actual administración a la fecha, se han donado y plantado mil 339 árboles en diversos puntos del municipio. Sin embargo reconoció, la gran mayoría han sido en la zona rural debido a que es en estos lugares donde los pobladores tienen mayor cultura para la plantación y cuidado de un árbol.

 

Queman esquilmos y aunque hay denuncias, no hay responsables

  • Es importante apuntar que en esta zona del estado, solo el año pasado se integraron 322 expediente por quema de esquilmo al ser uno de los factores que favorece la mala calidad del aire y aumenta el número de partículas en suspensión PM 2.5 que son a las que directamente se les atribuye como responsables de problemas médicos graves en la población al ser inhaladas con mucha facilidad.

 

Ya no hay agua abajo del suelo:

Desde el mes de abril del año 2017, fue puesto en evidencia que en Abasololo al menos nueve colonias de la cabecera municipal no tienen servicio de agua potable, la falta de vital líquido en algunas zonas afecta a más de 10 mil personas y ha sido ocasionado porque los mantos freáticos han sido abatidos, es decir, que aunque se perforen nuevos pozos, hay pocas agua y la que se encuentra en niveles más abajo presuntamente tiene mayores minerales dañinos para la salud humana.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button
Close