«El construir mi propia casa, fue lo mejor que me paso», Gustavo

Gustavo Araujo Rodríguez, originario de Silao, es un albañil que ha sacado adelante a su familia a base de esfuerzo y dedicación en su oficio, sumando el gran trabajo en equipo que ha hecho con su esposa para y por sus hijos

Gustavo Araujo con 56 años de edad ha sacado a sus hijos adelante, ellos hoy son profesionales gracias al apoyo de él y su esposa. Fotos por Francisco Somoza

Irapuato, Guanajuato.- Gustavo Araujo Rodríguez de 56 años de edad, comenzó a trabajar a los 15 años de ayudante y posteriormente por su cuenta.

Don Gustavo en sus 41 años de servicio en esta profesión ha logrado sacar adelante a sus hijos, que hoy en día ya son profesionistas.

El oriundo de Silao, Guanajuato, comentó que su oficio es un trabajo muy duro, pero a la ves es bonito, pues le llena el corazón ver sus obras terminadas “Hasta uno mismo se sorprende de lo que hace uno, te llenas de satisfacción al ver las obras ya concluidas”, dijo.

Algo que dejo marcado para siempre a Don Gustavo fue poder haber construido su propia casa a base de mucho amor, necesidades y posibilidades, “El construir mi propia casa, fue lo mejor que me paso, en mi casa, mi esposa era mi ayudante, valoramos mucho nuestro nidito de amor, es un orgullo decir, esto me costó, yo hice mi casa”, explicó.

“Una vez un ingeniero me dijo; Si supieran el verdadero significado de esta cruz, no solo la pondrían hoy, la pondrían todo el año”.

Por otro lado, el oficio de albañil es muy peligroso, ya que en una ocasión el señor Gustavo, movió unos andamios con unas vigas de 5 metros, lamentablemente se le cayeron en la cabeza y Don Gustavo, relató que no supo de el en mucho rato, solo escuchaba a lo lejos que le hablaban.

“Aquí andamos con lesiones de todo tipo, cortadas de alambre, caídas, golpes fuertes, que son parte del día a día”, externó.

Orgulloso de su familia, Don Gustavo, puntualizó que tiene 4 hijos, la mayor que, aunque no estudio, es una admirable ama de casa madre y esposa que le regalo a sus 3 maravillosos nietos, su otra hija que es Licenciada en Administración, su hijo que es un futuro Ingeniero y la más pequeña ya entrara a la preparatoria.

“Gracias al apoyo de mi esposa Rosa María, mis hijos están donde están, pues hay ocasiones que se escasea el trabajo, pero siempre hemos salido adelante, sin la ayuda de ella no hubiera podido”, dijo.

Para finalizar, Don Gustavo mencionó que puso la Santísima Cruz de Madera en su obra para darle gracias a Dios, que, a pesar de la pandemia, sigue con vida y salud un año más, “Una vez un ingeniero me dijo; Si supieran el verdadero significado de esta cruz, no solo la pondrían hoy, la pondrían todo el año”, concluyó.

¡Feliz día del Albañil!

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba