Cabello negro, piel canela, ojos negros, lindas piernas, porte y elegancia

Dolores del Río, la primera actriz latinoamericana en triunfar en Hollywood

México

Dolores del río recibió homenajes en todo el mundo, hizo que Hollywood se rindiera a sus pies, pero en su tierra Durango, su legado y su patrimonio luce olvidado. Para Guanajuato, la herencia que dejó fue el impulso que realizó a través del Festival Internacional Cervantino.

Nacida en Durango en 1904, hija única de Antonía López Negrete, notable dama de sociedad y Jesús Leonardo Asúnsulo banquero originario de Chihuahua. Su padre tuvo problemas con Pancho Villa durante la Revolución y tuvieron que huir de su estado natal e instalarse en Estados Unidos.

Gracias a eso a Dolores le permitió recibir una esmerada educación en diversos países europeos y contribuyó a la obtención de aquella delicadeza y elegancia que la caracterizó a lo largo de su carrera.

El director estadounidense Edwin Carewe impresionado por personalidad de Dolores, la invitó a interpretar un pequeño papel en la película que estaba dirigiendo por aquellas fechas y ella acepto por simple curiosidad sin saber el futuro que le esperaba. A partir de aquella primera película comenzó a recibir ofertas de trabajo y numerosos proyectos.

Dolores Asúnsolo López Negrete intervino en decenas de películas mudas y sonoras en México, Estados Unidos, Italia, Grecia y España, en programas de televisión, radio y montaje teatrales. Se convirtió en una de las figuras más relevantes de la época de oro del cine mexicano en los años 40 y 50.

Datos importantes de su vida:

  • Sobrina de Francisco I. Madero, prima de la actriz Andrea Palma, del cineasta de Julio Bracho y del galán de Hollywood Ramón Navarro.
  • Con Emilio “El Indio” Fernández, se acrecentó el culto a Dolores como máxima diva del cine mexicano, gracias a que realizó Flor Silvestre y María Candelaria. Ambas cintas hoy son clásicas del cine mexicano.
  • No disfrutó mucho su soltería porque se casó los 15 años con el acaudalado hacendado Jaime Martínez del Rio, él 18 años mayor que ella.
  • Se le catalogó como “diva” pero diva es una palabra frívola y ella era una mujer muy sensible y culta.
  • En Estados Unidos trabajó casi interrumpidamente en 28 películas de la época dorada.
  • Fue inmortalizada en una estatua en el Hollywood-La Brea Boulevard en los Ángeles y posee una estrella en el Paseo de la Fama.
  • Pionera en el bañador de dos piezas y también fue la prima que se pintó los labios sin buscar la forma de corazón.
  • El último trabajo que realizó fue en 1978, a partir de ese momento su salud se deterioró hasta que falleció a causa de una hepatitis crónica en California el 11 de abril de 1983.

La primera actriz pasó por conflictivos y apasionados romances, trágicas maternidades y recreando sus propios melodramas a los que bajó el telón de su vida un 12 de abril de 1983, tras sufrir una larga hepatitis crónica.

Es triste que a “Lolita” como le decían de cariño en Durango lugar en donde nació, tanto la fecha de su cumpleaños como de su muerte pasen desapercibidas.

 

Botón volver arriba
Cerrar