Diputados sobre ruedas de lujo

La Cámara baja adquirió en renta 130 automóviles a la empresa Casanova Rent con un sobreprecio de 65%, respecto a su costo comercial. Los diputados firmaron un contrato de «arrendamiento puro» que asciende a 57 millones 396 mil 591 pesos, lo que dividido entre 130 unidades arroja un costo por auto de 441 mil 512 pesos. Sin embargo, el costo por unidad en el mercado de un Corolla las características de los automóviles en cuestión es de 265 mil 300 pesos al contado.

Según un ejercicio hecho por esta casa editorial, en caso de adquirir el Corolla con financiamiento, éste sube a 360 mil pesos en promedio, con seguro y garantía de tres años.

Los coordinadores parlamentarios, presidentes de comisiones, coordinadores administrativos de las fracciones y funcionarios fueron quienes obtuvieron su automóvil Toyota, Corolla, modelo 2013, que tienen las llamadas vestiduras «tela-lujo», elevadores eléctricos para un solo toque y sistemas de audio con bluetooth.

Los coordinadores administrativos de las bancadas recibieron más automóviles para asignar, de acuerdo con las necesidades de cada fracción. Por ejemplo, el PRD y PAN recibieron 11 cada uno, en tanto que el director de transporte de la bancada del PRI recibió 20.

La lista oficial señalaba que, al corte, faltaba un vehículo por asignar.

De acuerdo con el contrato, del cual EL UNIVERSAL tiene copia, éste ampara del 1 de diciembre de 2012 al 31 de agosto de 2015. Al final del mismo, los autos pasarán a ser propiedad de la Cámara de Diputados.

Adjudicación directa

El contrato fue asignado por adjudicación directa a Casanova Rent, de acuerdo con integrantes del Comité de Administración, aunque se analizaron varias propuestas de otras empresas.

El presidente del Comité de Administración de la Cámara de Diputados, el panista Martín López, informó que se prefirió la renta por encima de la compra, por ser más económico.

Argumentó que comprar los automóviles significaba tener gastos y burocracia de mantenimiento, y con la nueva modalidad la empresa que se los renta se encarga de todo.

De acuerdo con los archivos de la Cámara de Diputados, no se tiene registro de un mecanismo similar en pasadas legislaturas.

La adjudicación fue directa y el precio incluye composturas por fallas mecánicas -con plazos de entrega a los diputados no mayores a cinco días- así como seguros.

Como parte del servicio de mantenimiento correctivo cada diputado contará con un juego de llantas, cuatro servicios de alineación y balanceo, cuatro cambios de frenos generales, un acumulador, un juego de amortiguadores, tres juegos de plumas para limpiadores, dos soportes de motor y un servicio de estética general.

En otras legislaturas, los diputados registraron altos gastos por mantenimiento y en la compra de llantas, las cuales se gastaban por el uso e incluso hubo casos de quienes dejaban los autos de la Cámara Baja en la carretera, porque ya no arrancaban.

Ahora, cuentan con asistencia telefónica 24 horas los siete días de la semana, «para atender cualquier asunto relacionado con los vehículos».

Respecto a las mensualidades, en el contrato se aprecia que la Cámara de Diputados dio por cada vehículo un primer pago por 30 mil 802 pesos; 29 mensualidades por 11 mil 734 y una última mensualidad por 70 mil 407 pesos, lo que arroja el total de 441 mil 512 pesos.

De acuerdo con una cláusula, la empresa deberá tener actualizados los seguros y realizar el pago de derechos vehiculares, verificaciones y mantenimientos de los vehículos.

La Cámara de Diputados también puede suspender temporalmente el contrato, ante cualquier eventualidad que se registre.

EL UNIVERSAL

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba