Después de casado comenzó a drogarse para “estar tranquilo”

La historia de Mario es una de tantas similares, en la que los problemas de la vida diaria, han afectado a miles de hombres y mujeres que a través de una adicción quieren ser “felices”

Irapuato, Guanajuato.- Mario Ortiz de 33 años, comenzó relatando que el comienzo a las adicciones a drogas y alcohol, no lo hizo de pequeño, sino que inició después de haberse casado, detallando que estar con él, era prácticamente “vivir en el infierno”.

“Me soltaron las riendas mis padres y yo volé a lo malo; fue cocaína primero, fue consumir cada semana, fue supuestamente para seguir conviviendo con las personas, aguantar más la diversión, ya después fue una etapa más difícil”, dijo el irapuatense, quien ahora ayuda a otros adictos que han decidido recuperarse.

“Al principio sentía una diversión pasajera, en un tiempo perdí a mi familia, fueron muchos problemas con mi esposa, dejarlos solos tanto tiempo Prácticamente yo me sentía muy fuerte con la adicción y más cuando tienes un arma, sentía que podía hacer de todo, no asalte a nadie, yo trabajaba y lo que ganaba me lo gastaba en drogas”, comentó.

Mario expresó que cuando estaba drogado, tenía la necesidad de poder, usualmente se sentía enojado, despertaba y estaba molesto con todos y con él sin saber qué hacer, por eso parte de su “remedio” era drogarse, sin embargo, en lugar de avanzar, estaba aún más molesto.

“Sentía la necesidad de tener poder sobre los demás, tenía delirios de persecución, celofilia, sentía mi esposa me engañaba, sentía cosas feas, afortunadamente regresé con ella; no fue fácil para ella, me ha apoyado, ella trabaja y me apoya y ha sido una mujer excepcional, tengo dos hijos uno de tres años y 12 años, ellos vivieron toda la infancia alejados de ellos, trabajo en un proceso de perdón, me cuesta trabajo expresarme con ellos” concluyó el ex adicto.

Mario el hombre en el que ahora se ha ido convirtiendo, le ha dado la pauta para ayudar en la clínica PRINUVI donde ya tiene varios años desintoxicado “me siento agradecido con la clínica, me apoyaron bastante, ahora quiero apoyar a los demás que llegaron igual que yo; hay situaciones que llegan seguido, todos traemos algo, es feo que lleguen con alucinaciones que quieran hacer daño a otras personas”.

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button