Contralor de Cuerámaro en contra de sus mismos valores; “calla” lo público

Por Esaú González
TW: @PeriodicoNotus

Cuerámaro, Guanajuato

El contralor de Cuerámaro, Juan Manuel Hernández Cisneros, no acepta entregar, dar o ser cuestionado sobre información pública en su dependencia, aludiendo que sólo se puede hacerse a través de la Unidad de Acceso a la Información y que dicho canal es el único, aún y cuando es un servidor público que presuntamente debería estar al servicio de la ciudadanía.

El funcionario, al cuestionarle sobre las quejas y procesos, así como la cantidad que hay en este rubro se mantuvo en decir que solamente la información la puede dar a conocer en una solicitud y él no “estaba facultado” para hacer una declaración, aún y cuando en su estructura habla de credibilidad ciudadana.

Juan Manuel Hernández Cisneros, dijo que la UACIP, es la que tiene que entregar resultados, pues solamente él se dedica a hacer resúmenes que le pidan; hay que hacer mención que el contralor, no quiso dar ningún tipo de entrevista.

Hay una instancia para que por conducto de ellos; nosotros les armamos una serie de resumen; agradecemos que haya la intención de visitarnos; de manera directa la que podamos proporcionar, si es tu deseo presentar una queja” dijo el contralor.

Dentro de las funciones que supuestamente debería realizar, según la misma misión, visión y mística que dicen profesar en la página habilitada por la contraloría de Cuerámaro es realizar las funciones de prevención, análisis, revisión, supervisión de los procesos y evaluación de la gestión pública en la entidad.

Así como en la evaluación al desempeño de los servidores públicos de manera que se refleje la transparencia en la aplicación de los recursos humanos, materiales y financieros.

De acuerdo a dicho portal, dice que sus valores, son el profesionalismo, probidad, legalidad, objetividad y transparencia, aunado a que al parecer quieren recuperar la credibilidad de la ciudadanía por medio de la prevención y combate a la corrupción, a través del fomento a los valores.

En el caso de Cuerámaro, Notus es la tercera ocasión que intentaba tener un acercamiento con el contralor, las dos primeras veces al parecer había salido, sin conocerse si estaba laborando, descansando o tenía otras funciones, en la última dio varios giros a las preguntas y jamás quiso responder a hechos públicos y que no dañan la integridad de una investigación.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button