«Cepillin probaba una torta diferente de las que yo hago», dijo tortero de Salamanca

“Gracias a mi trabajo, tuve la fortuna de conocer al payasito de la tele Cepillín, quien venía a comer a diario cuando estaba de gira por Salamanca” don Pepe, comerciante

Salamanca, Guanajuato.- “Una de las experiencias más gratificantes como vendedor de tortas, es que gracias a mi trabajo conocí al payasito de la tele Cepillín, quien venía a consumir tortas todos los días cuando estaba de gira con su circo en esta ciudad de Salamanca; mientras comía, la gente se acercaba a pedirle una foto o un autógrafo y siempre accedía amablemente, tuve la fortuna de convivir con el artista sin maquillaje, sencillo y humilde, además de la satisfacción de que fuera mi cliente, probando una torta diferente de las que yo preparo” dijo José Gómez comerciante.

Don Pepe, es conocido en la ciudad de Salamanca por su carrito de tortas ubicado en el jardín principal de la ciudad petrolera, quien tiene 40 años haciendo tortas de jamón, queso de puerco, salchicha y más guisados, que se han vuelto las favoritas de mucha gente.

“Otros de mis clientes frecuentes son el padre Luis y el padre Javier, quienes después de oficiar misa en el templo del Señor del Hospital se vienen a comer aquí, eso me satisface en lo personal, que les guste lo que hago” dijo el comerciante.

“Mi abuela Martha Gómez (q.e.p.d.) fue la iniciadora de este negocio y ella me enseñó a cocinar, gracias a ella yo continué en este negocio a la edad de 15 años, oficio con el que me he mantenido toda mi vida y pude sacar adelante a mi familia”. Dijo don Pepe.

“La experiencia más dura que he vivido en este trabajo fue el año pasado con la pandemia del Coronavirus, las autoridades nos prohibieron a los comerciantes del centro, vender por un periodo de 8 meses, fueron tiempos muy difíciles en el sentido económico, en los que se me terminaron los ahorros que tenía guardados para una emergencia, se me acabó todo y fue volver a empezar”.

Don José Gómez, a sus 54 años de edad, dijo echarle muchas ganas a su trabajo, con la finalidad de poder recuperarse en lo económico y volver a ahorrar para cuando decida retirarse de trabajar, argumentando que siempre es necesario tener un “colchoncito de dinero” para cuando lo necesite, ya que el trabajo de comerciante cada día es más complicado para él, debido a que la gente ya no compra como antes.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verifique también
Cerrar
Botón volver arriba